Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


8 abr. 2010

MEDITACIÓN SIN BUDAS NI INCIENSO


LA MEDITACIÓN TRANSFORMA EL CEREBRO A LARGO PLAZO


Are Holen, experto en estrés postraumático y creador de un método de meditación


54 años. Soy noruego. Casado y con dos hijos. Licenciado en Psicología, doctor en medicina y especialista en Psiquiatría. Profesor de Neurociencia en la Universidad de Trondheim. La educación es la herramienta para la prosperidad de un país. Creo en un Dios no punitivo.


En 1980 una plataforma petrolífera entre Inglaterra y Noruega se hundió. De 212 personas sobrevivieron 89, a las que veo cada año.

Pues lleva 30 años tratándolas. ¿Alguna conclusión?

Me he pasado años investigando el estrés postraumático tras situaciones de desastre y he comprendido que hay que atender a las personas en el momento inmediato a la catástrofe, porque con el estudio inicial puedes saber cual será la evolución y que tratamiento deberá seguir cada cual.

¿Cómo afecta enfrentarse a la muerte?

Por lo general, las personas, aprecian más la vida, los amigos y las actividades de ocio, y se preocupan más por la familia.

¿Incrementa su fe en Dios?

Eso es algo que me llamó mucho la atención: en general, la gente deja de creer tras un desastre.

También investiga usted los efectos de la meditación en el cerebro.

Empecé a hacer yoga y meditación a los 16 años, un año después de que mi padre, también médico, enfermara. La meditación me conectó con mi interior, con la comprensión de las emociones. Resultaba fascinante desde el punto de vista existencial.

¿Y decidió compartir la experiencia?

Siendo todavía estudiante, creé la escuela internacional ACEM, dos años antes del 68, así que había muchísima gente que quería aprender y crecimos muy deprisa. Mi método no se basa en ninguna fe religiosa ni filosófica; se explica en términos científicos y siempre en el contexto de psicología moderna.

Cuénteme.

Hemos realizado una serie de investigaciones, todas publicadas en revistas científicas, que intentan averiguar qué hace que la técnica de la meditación funcione.

¿Y?

En principio, en los años 60 se investigaron y reconocieron los cambios fisiológicos que provoca la meditación: descenso de los latidos cardíacos, de la frecuencia respiratoria, de la tensión muscular y arterial y disminución del consumo de oxigeno.

Pero lo suyo es el cerebro.

Sí, el año pasado publicamos una serie de artículos en los que se demuestra que las hondas cerebrales durante la meditación ACEM muestran relajación pero también procesamiento psicológico.

¿Qué significa eso?

Cuando meditas, partes concretas del cerebro emiten hondas theta, que alivian el estrés y a largo plazo producen una sustancial reducción de la ansiedad; aumentan la habilidad mental, impulsan la imaginación y la creatividad; reducen el dolor, producen un estado de euforia y estimula la secreción de endorfinas.

Son estupendas.

Nos ponen en contacto con recuerdos que habíamos rechazado y que estaban en el fondo de nosotros mismos, emociones fuertes, traumas olvidados, de manera que nos permiten limpiar o unificar esa memoria.

¿La meditación modifica el cerebro a largo plazo?

Sí lo transforma. Comó te ves, comó ves a los demás, cómo te relacionas, todo eso cambia con la meditación. Investigaciones recientes demuestran que las personas que meditan tienen más gruesa la capa de la corteza cerebral. Otros estudios demuestran que los meditadores viven más años.

Meditar eleva las defensas.

Cuando baja el estrés, baja el cortisol y se eleva el sistema inmune, Sí, y afecta también a una serie de sustancias que controlan las células tumorales. Afecta al sistema inmuna, anticancerígeno y al corazón.


...Y todo eso sin inciensos y sin estatuillas de Buda.

El método ACEM se enfoca en un sonido que repites internamente, y que no tiene ningún significado y no concentras la atención en ningún punto, sino que dejas pasar los pensamientos. Se trata de no intentar conseguir relajarse: el cerebro lo hace sin pretenderlo, como un reflejo, no como una meta.

Si no te concentras y dejas pasar las ideas, ¿Cómo resuelves?

La relajación permite que temas personales no resueltos afloren a la conciencia; entonces puedes resolverlos, pero no de una forma intelectual, sino a través de la actitud, que te hace ver las cosas de forma diferente. La meditación permite que cierta cantidad de creatividad se manifieste.

¿Qué más cambios produce?

Es posible que se manifiesten partes de ti que nunca antes has utilizado, que has descartado por las elecciones de la vida.

Se parece al psicoanálisis.

Sí, existen muchas similitudes entre el psicoanálisis y la meditación; la diferencia es que en el psicoanálisis hablas.

Dicen que la palabra cura, pero en el caso de la meditación...

La meditación actúa en niveles más profundos, en lo preconceptual. En el psicoanálisis puedes hablar durante horas y no cambiar nada, pero cuando consigue adentrarse en las capas profundas conecta con la meditación y llega al mismo punto.

¿Me está diciendo que la meditación es el psicoanálisis de los pobres?

Está más disponible para todo el mundo, incluso para quien está muy ocupado.

¿Con qué frecuencia se debe practicar?

Con treinta minutos dos veces al día consigues cambios de personalidad.


Ima Sanchís. 8/04/2010
(La Contra de la Vanguardia)

Nota: Gracias Ana Bosch





11 comentarios:

  1. Muy bueno, Guillem. Hoy tuve una larga charla con una de mis hijas sobre esto. Me viene de perillas para enviarle completo el reportaje. En fin, un poco de mente utilitaria sobre el asunto... Pero, realmente, este Are Holen habla cosas profundas y con mucha claridad. Gracias por darlo a conocer. Un abrazo...

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas noches, Furia.

    Como siempre un placer encontrarte por aquí.

    Me agrada comprobar que ciencia y espiritualidad cada vez van más a la par.

    Me alegra que te guste el post.

    Bueno, ya está bien por hoy. Hora de dormir. Hasta mañana.

    Abracitos.

    ResponderEliminar
  3. Fascinante el artículo

    es más natural y más sencillo de lo que se cree

    como tomarse un vaso de agua cuando tienes sed, algo expontáneo que nace de dentro

    me ha ido muy bien lo que sigue: Si no te concentras y dejas pasar las ideas, ¿Cómo resuelves?


    La relajación permite que temas personales no resueltos afloren a la conciencia; entonces puedes resolverlos, pero no de una forma intelectual, sino a través de la actitud, que te hace ver las cosas de forma diferente. La meditación permite que cierta cantidad de creatividad se manifieste.

    Gracias Guillem

    buenas noches

    ResponderEliminar
  4. Muy Interesante Guillem...sobre todo al explicar las bondades de la meditación y las diferencias con las seciones psicológicas. Esta comparación le devuelve al individuo la responsabilidad de su propio crecimiento y sanación interior, y lo más importante aùn, el reconocimiento de las infinitas posibilidades que guarda la meditación, en el logro de la realización del Ser!
    Gracias Guillem, un abrazo y buenas noches,
    maribel.

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo. Los beneficios de la meditación son muchos, pero no sabíoa que a la larga lograba modificar el cerebro.
    Por lo que dice del método de meditación, es igual a la Meditación Transcendental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maria.
    No sé exactamente en que consiste el sistema ACEM, pero si te interesa he encontrado esta web:

    http://www.acem.com

    Gracias por la visita.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Anda MARINA que con las prisas te he cambiado el nombre.
    Perdona.

    ResponderEliminar
  8. Maribel!! Que no me olvido de ti!

    Gracias por la visita y por comentar. Me alegra que te guste el artículo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, voy a ver bien de qué se trata. Todo bien, me di cuenta de que era para mí la respuesta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Guillen,
    el artículo está bien, pero bajo mi punto de vista y hiendo hacia lo crítico e inconformista, pienso que puede confundir a muchos (o quizás no), pensando que la meditación es simplemente una práctica en la cuál puedes conseguir unos efectos palpables en la salud y la longevidad...
    No digo nada que no sepáis la mayoría, y sobre todo tú... La meditación, ¿qué te voy a decir de la meditación? Y más a más, no creo en una meditación grupal ni terapéutica, ni porque lo diga Are Holen, ni porque lo diga nadie. La meditación es a cada momento, aquí y ahora, a cada instante... Ya sabes que si hay una intención saludable en el meditar, ¿quién está meditando?, el mismo que queremos eliminar y que encima no existe y se autocrea en los deseos...
    Ego=copyright de técnicas=dar más vueltas y engaño...
    Con cariño...

    ResponderEliminar
  11. Hola, amigo Confuso.

    Buenas son tus reflexiones. Pero debes recordar que no todo el mundo se encuentra en la misma situación. ¿Conoces la historia de Dumbo? El elefante volador?. Llegado el punto Dumbo debe volar (para salvarse) y Pepito Grillo (la conciencia) le da una pluma de cuervo y le dice que con esa pluma mágica podrá volar. Al final Dumbo se lo cree y se lanza al vació con la pluma agarrada por la punta de su trompa. Y vuela!. Entonces en medio del vuelo a Dumbo se le escapa la pluma, y pierde la confianza, pierde la fe. Pero al final entiende que puede volar por sí mismo. Que no necesita pluma.

    Al principio y durante un tiempo la sadana, la meditación, es necesaria. Pero al final, algún día, la meditación se debe trascender. Y si encima produce efectos beneficiosos para el cuerpo/mente, mejor que mejor. ¿NO?.
    La finalidad de la meditación es calmar la mente, no aniquilarla. No se puede ni se debe aniquilar la mente ni el ego. Son herramientas a nuestra disposición. Sólo hay que recordar cómo usarlas.

    Se empieza haciendo meditación y se acaba siendo meditación.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar