Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


30 ene. 2011

EL CAMINO


TS: ¿Te preocupa que el camino que te condujo donde te encuentras no sea el camino que enseñas?

Adya: No, no me preocupa en absoluto. El camino que estoy enseñando es en gran medida el camino que me trajo donde me encuentro. Cuando dirijo un retiro, siempre pasamos cinco o seis días en meditación silenciosa. Pero yo descubrí que mi espiritualidad realmente empezaba a despegar cuando no confiaba exclusivamente en la práctica meditativa. Aunque seguí meditando, en un determinado momento di un giro fundamental y dejé de confiar unilateralmente en la práctica. Veía que, en mi caso, la meditación en sí y por sí misma no funcionaba. No la rechacé totalmente, pero empecé a percibir otro elemento: la indagación. Empecé a cuestionarme fundamentalmente casi todo. Empecé a observar las cosas con mucha profundidad, con mucha intensidad.
Después, por supuesto, la parte del despertar es siempre espontánea. No existe ningún abecé sobre cómo despertar. Pero al mirar atrás vi estas dos cosas: Quietud y silencio, y la habilidad de ser implacablemente honesto conmigo mismo, la habilidad de no engañarme, de no decirme que sabía algo que no sabía, de seguir con mi línea de indagación. Al cabo de un tiempo estos dos enfoques juntos conformaron mi camino espiritual. Y lo que yo enseño es la combinación de estas dos cosas.






TS: En ese sentido, ¿estás enseñando un camino?

Adya: Por supuesto. Un camino sin camino [risas]. Pero sí, podría decirse que es un camino. No es un camino del tipo de "uno más dos son tres", ni "limítate a seguir andando y llegarás a la cima de la montaña". No es un camino en ese sentido. No es un camino que te dé la sensación de estar progresando. Es una forma de estar con la experiencia. Es una forma de estar con uno mismo que, en realidad, deconstruye al yo personal. Aunque no lo sepas, aunque no seas consciente, el camino te va deconstruyendo. El silencio te deconstruye, pero esto no es suficiente para casi nadie. Meditar no es suficiente. Contamos con esta otra parte activa de deconstrucción, que es la pregunta y la indagación directa.


Adyashanti
(Meditación Auténtica)


27 ene. 2011

¿DESPERTAR O LIBERACIÓN?



Tony, no entiendo la diferencia entre despertar y liberación.

No existe tal cosa como despertar o liberación, pero estos términos se emplean para describir algo que sólo parece ocurrir a nadie. El despertar es lo que invariablemente parece ocurrir a la mayoría de los aparentes buscadores, pero no puedes decir que ocurra en cada caso, porque no hay certidumbres con respecto a nada. Pero lo que parece ocurrir es que hay un ver repentino e intemporal por parte de nadie de que sólo hay unidad, y durante algún tiempo parece que sigue habiendo un buscador sutil que no entiende lo ocurrido, pero quiere adueñarse de ello. Y entonces, aparentemente, es posible que se produzca la comprensión repentina, por parte de nadie, de que el buscador que quiere reivindicar la unidad también es unidad, y entonces acaba todo y no hay nadie. No queda nada más que ser.

Es como cuando eres un niño muy pequeño; entonces sólo hay ser. Y después se produce un momento de separación y te destetan del ser, porque los niños pequeños aún sienten el ser, incluso después de ese momento de separación, cuando el ego o el sentido del yo se desarrolla y crece, y venimos al mundo del individuo. Hay un período en el que aún hay un sentido de seidad.

Y después parece perderse, Pero para algunos, cuando se produce el despertar, se produce una vuelta a la teta del ser. Es muy difícil responder preguntas, porque suena como algo que está ocurriendo en el tiempo y que es real. De hecho, nada de ello es real. No existe tal cosa como la liberación o el despertar. Todo lo que hay es seidad.

Debe haber una estrategia. Debe haber una fórmula. Si tuviera la fórmula. Sería correcto decir que si descubriera cómo funciona la mente...

Absolutamente no. Aquello de lo que hablamos aquí no guarda relación con la mente. La mente sólo es una voz lateral que tiene todo tipo de ideas, pero no puede concebir la seidad, porque la mente es algo que está en movimiento. La mente sólo funciona en la historia, sin el ser.

De modo que en realidad no hay noda que hacer...; claro, por supuesto que no.

Pero en cierto sentido, lo que ocurre es que hay un conocimiento de eso... Como decíamos, en primer lugar hay conocimiento de esto. De modo que puedes sentarte en esa silla y saber que tu trasero está sobre el asiento, por ejemplo. O que hay un sonido ahí fuera. Hay un saber, una conciencia de lo que está ocurriendo en tu cuerpo; sabes que el pensamiento se está produciendo... El pensamiento "Estoy intentando entender esto" puede ocurrir. Puedes sentir la vida en tu cuerpo ahora mismo. Ahora mismo hay una energía de vivacidad en esta sala. Nadie puede negar que exista. Pero hay un conocimiento de esa energía.


Photo by Guillem.


Pero todavía en el sueño.

Absolutamente. Sigue habiendo el conocimiento, la conciencia de que estás sentado ahí y de que la conciencia conocedora sigue estando en el sueño.

Entonces, ¿qué ocurrirá?

Lo que puede ocurrir es que puede haber un conocimiento de que estás sentado ahí, y después puede producirse un cambio en el que sólo hay un sentarse ahí, Ése es el cambio. Ésa es la intemporalidad. En cierto sentido, todo lo que está ocurriendo en esta sala parece estar ocurriéndote en el tiempo. En realidad es seidad intemporal, es el regalo. De modo que en todo momento estás siendo bombardeado a través de los sentidos por la seidad intemporal. Tú respiras, ves, oyes, sientes, saboreas eso que buscas constantemente en otra parte. Cualquier cosa que ocurra es la unidad, o la seidad, diciendo: "Mira, sólo existe esto. No tienes que mirar. ¡Esto ya es todo lo que hay!

Entonces, qué ocurrirá cuando...

Bien, lo que ocurre es que ya en ese momento en que no hay nadie y sólo hay lo que está ocurriendo, la luz ha entrado en la aparente oscuridad, y la luz disipa la oscuridad. La oscuridad es disipada y parece desaparecer. El yo, la separación, simplemente se desintegra en esa luz. Y después no queda nada.


Tony Parsons
(La Nada Que Lo Es Todo)


24 ene. 2011

SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS.


Mediante las palabras expresas tu poder creativo, lo revelas todo. Independientemente de la lengua que hables, tu intención se pone de manifiesto a través de las palabras. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, lo muestras por medio de las palabras.
No son sólo sonidos o símbolos escritos.
Son una fuerza; constituyen el poder que tienes para expresar y comunicar, para pensar y, en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida. Puedes hablar. ¿Qué otro animal del planeta puede hacerlo? Las palabras con la herramienta más poderosa que tienes como ser humano, el instrumento de la magia. Pero son como una espada de doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea. Uno de los filos es el uso erróneo de palabras, que crea un infierno en vida. El otro es la impecabilidad de las palabras, que sólo engendrará belleza, amor y el cielo en la tierra. Según cómo las utilices, las palabras te liberarán o te esclavizarán aún más de lo que imaginas. Toda la magia que posees se basa en tus palabras. Son pura magia, y si las utilizas mal, se convierten en magia negra.
Esta magia es tan poderosa, que una sola palabra puede cambiar una vida o destruir a millones de personas. Hace años, en Alemania, mediante el uso de las palabras, un hombre manipuló a un país entero de gente muy inteligente. Los llevó a una guerra mundial sólo con el poder de sus palabras. Convenció a otros para que cometieran los más atroces actos de violencia. Activó el miedo de la gente, y de pronto, como una gran explosión empezaron las matanzas y el mundo estalló en guerra. En todo el planeta los seres humanos han destruido a otros seres humanos porque tenían miedo. Las palabras de Hitler, que se basaban en creencias y acuerdos generados por el miedo, serán recordadas durante siglos.
La mente humana es como un campo fértil en el que continuamente se están plantando semillas. Las semillas son opiniones, ideas y conceptos. Tú plantas una semilla, un pensamiento y éste crece. Las palabras son como semillas, ¡y la mente humana es muy fértil! El único problema es que , con demasiada frecuencia, es fértil para las semillas del miedo. Todas las mentes humanas son fértiles, pero sólo para la clase de semilla para la que están preparadas. Lo importante es descubrir para qué clase de semillas es fértil nuestra mente, y prepararla para recibir las semillas del amor.



Fíjate en el ejemplo de Hitler: Sembró todas aquellas semillas de miedo, que crecieron muy fuertes y consiguieron una extraordinaria destrucción masiva. Teniendo en cuenta el pavoroso poder de las palabras, debemos comprender cuál es el poder que emana de nuestra boca. Si plantamos un miedo o una duda en nuestra mente, creará una serie interminable de acontecimientos. Una palabra es como un hechizo, y los humanos utilizamos las palabras como magos de magia negra, hechizándonos los unos a los otros imprudentemente.
Todo ser humano es un mago, y por medio de las palabras, puede hechizar a alguien o liberarlo de un hechizo. Continuamente estamos lanzando hechizos con nuestras opiniones. Por ejemplo, me encuentro con un amigo y le doy una opinión que se me acaba de ocurrir. Le digo: "¡Mmmm! Veo en tu cara el color de los que acaban teniendo cáncer". Si escucha esas palabras y está de acuerdo,m desarrollará un cáncer en menos de un año. Ese es el poder de las palabras.
Durante nuestra domesticación, nuestros padres y hermanos expresaban sus opiniones sobre nosotros sin pensar. Nosotros nos creíamos lo que nos decían y vivíamos con el miedo que nos provocaban sus opiniones, como de que no servíamos para nadar, para los deportes o para escribir. Alguien da una opinión y dice: "¡Mira qué niña tan fea!" La niña lo oye se cree que es fea y crece con esa idea en la cabeza. No importa lo guapa que sea; mientras mantenga ese acuerdo, creerá que es fea. Estará bajo ese hechizo.
Las palabras captan nuestra atención, entran en nuestra mente y cambian por entero, para bien o para mal, nuestras creencias. Otro ejemplo: quizás pienses que eres estúpido, y tal vez lo hayas creído desde siempre. Este acuerdo es muy difícil de romper, y es posible que te lleve a realizar muchas cosas con el único fin de convencerte de que realmente eres estúpido. "Me gustaría ser inteligente, pero debo de ser estúpido, porque si no lo fuera, no habría hecho esto". La mente se mueve en cientos de direcciones diferentes y podríamos pasarnos días enteros atrapados únicamente por la creencia en nuestra propia estupidez.
Pero un día alguien capta tu atención y con palabras te hace saber que no eres estúpido. Se ha roto todo el hechizo sólo con la fuerza de las palabras. Y a la inversa, si crees que eres estúpido y alguien capta tu atención y te dice: "Sí, realmente eres la persona más estúpida que jamás he conocido", el acuerdo se verá reforzado y se volverá todavía más firme.


Miguel Ruiz
(Los Cuatro Acuerdos)


20 ene. 2011

PRÁCTICA


La mente hace falta para la práctica.

No se requiere práctica para Ser.

Yo Soy es quien eres.

Sábelo, acéptalo y sé feliz.



Mooji
(Palabras Surgidas Del Silencio)


17 ene. 2011

CONFERENCIA: DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO Y APERTURAS TEMPORALES


Jean Pierre Garnier-Malet


Viernes 21 de Enero 2011

a las 19h30


Lugar:

Hotel Montblanc – Via Laietana 61 Barcelona

Metro: Urquinaona (línea roja y amarilla)


Descubrimientos científicos recientes de Jean Pierre Garnier-Malet: el tiempo es continuo pero posee instantes imperceptibles que permiten el intercambio continuo de informaciones con el pasado y el futuro.

Llamadas “aperturas temporales” por JPGM, estos momentos imperceptibles nos aportan intuiciones, premoniciones e instintos vitales. El control de los mismos permite optimizar el porvenir antes de vivirlo, entender nuestra vida y crear un equilibrio individual y colectivo.


El desdoblamiento de los tiempos se lleva a cabo en un ciclo de 25.920 años. Estamos viviendo el final de este ciclo que era conocido por todas las civilizaciones antiguas.

Es el momento de entender su funcionamiento.


(Conferencia en francés con traducción simultánea en castellano por:

Carolina Ligonnière-Rosset)



=======================================================================

Cuando la ciencia descubre una verdad

olvidada :

EL DOBLE

por el físico Jean-Pierre Garnier Malet

autor de La teoría del desdoblamiento del espacio y del tiempo1.


Descubrimiento científico reciente de JPGM1 : El tiempo es continuo pero posee instantes imperceptibles que permiten el intercambio permanente de informaciones con el pasado y el futuro.
Llamadas « aperturas temporales » por JPGM, estos instantes imperceptibles nos proporcionan intuiciones, premoniciones e instintos vitales. Su control permite optimizar el porvenir antes de vivirlo, entender nuestra vida y crear un equilibrio individual y colectivo.

Olvidando todo lo que habéis aprendido, podéis volver a partir con nuevas bases tan asombrosas como imprescindibles. Usado en el día a día, este descubrimiento implica un total cuestionamiento de vuestro modo de vida y permite encontrar rápidamente un equilibrio, físico o psíquico, afectivo, familiar o profesional, correspondiente al equilibrio de vuestros pensamientos.

Una formación vital rápida y eficaz de dos días permite el descubrimiento y el control inmediato de un enorme potencial energético individual, relacionado con las « aperturas temporales. » Este control permite encontrar los mejores potenciales disponibles.

El segundo día permite desencadenar y controlar las intuiciones para usarlas lo mejor posible en el día a día. Lejos de oponerse a las diferentes búsquedas de equilibrio y a las diversas terapias, este control permite optimizarlas.

Equilibrarse contribuye a equilibrar a los demás así como al planeta, el cual, por el solo hecho de nuestra ignorancia, se desequilibra


13 ene. 2011

EL OBSERVADOR ES LO OBSERVADO


Este aspecto de las enseñanzas del Advaita, que el observador es lo observado, que todos los objetos dentro de la totalidad de la manifestación son la expresión de la única Realidad subjetiva, es la base misma de la enseñanza y el aspecto más difícil de aceptar para la mente/intelecto. En mi experiencia la imagen que doy a continuación ha sido efectiva en muchos casos para ilustrarlo: supongamos que te hacen diez fotografías con diez disfraces distintos, cada uno de ellos acompañado por el maquillaje apropiado. El observador que no tanga conocimiento de esto creerá naturalmente que se trata de diez fotografías de diez personas distintas. Pero tú sabes que en todas las fotos la persona retratada eres realmente sólo tú mismo. Igualmente, todo lo que ha sucedido en este mundo viviente es que la Consciencia ha creado a los miles de millones de objetos (como representaciones de Sí misma) que constituyen la totalidad de la manifestación.



La Consciencia ha imbuido algunos de estos objetos (animales y seres humanos) con un aspecto de Sí misma llamado "sensibilidad" o "consciencia". Esto les da un sentido de presencia individual por medio del cual se consideran a sí mismos como entidades. En realidad todos los objetos son representaciones tridimensionales de la Consciencia, con diferentes formas y tamaños, cada uno con características inherentes distintas y en una variedad infinita.


Ramesh S. Balsekar
(Un Dueto De Uno)


9 ene. 2011

LA PAZ DE DIOS



¡Dios mío, todo está vacío! No le encuentro base a nada, nada sobre lo que nada pueda sustentarse. La totalidad del mundo gira en el vacío y yo, sea lo que quiera Dios que sea, no consigo separarme de toda esa nada.

Nos pasamos la vida resistiéndonos a esa nada que está en el centro de todo. Pero lo que somos realmente es la nada, la verdad. ¡Por tanto, lo que hacemos realmente es resistirnos a nosotros mismos! ¡Nos resistimos a la vida y negamos la base de la existencia, esa base que nos sustenta! Y esto es lo que se considera normal.

En cambio, a quien percibe esta nada e intenta expresarla mediante el lenguaje se le tacha de loco, de tonto, de esquizofrénico, de psicótico, de místico.

¿Cómo expresar la nada? ¿Qué nombre ponerle a lo innombrable? ¿Si intentas hablar de ello es que asumes que hay un "Ello" del que hablar! Si hablas de ello, lo estropeas todo y, si no, también.

El silencio parece ser la única opción. Hablar de algo implica que hay algo de que hablar; implica que alguien habla y que se dice algo. Implica conocimiento. Implica un pasado y un futuro. Implica la división de la conciencia: la causa primordial del autoengaño de la humanidad.

¡Ah, liberarse de ese autoengaño! Sin embargo, el que quiere liberarse de ese autoengaño ya forma parte del autoengaño -es el autoengaño mismo-. La verdad es que no existe escapatoria.




Sin embargo, no hace falta escapatoria alguna. ¡Acéptalo, acéptalo todo, caramba! Autoengaño, yo, pensamientos, pasado, futuro, escapatoria, aprisionamiento: ¡acéptalo, acéptalo todo! Y aceptarlo todo es la muerte. Y morir para ser este momento es vivir de verdad: despojarse de todo pensamiento, de toda idea preconcebida, de toda interpretación y ver, ver con los ojos de un recién nacido, ver con los ojos de un santo. Ver lo que se tiene delante. Desaparecer para dejar paso a esto. Hundirse en lo desconocido, el divino manantial de todo. Relajarse hasta convertirse en el momento presente, que es lo único que existe.

Ahí es donde se encuentra nuestra salvación. Ahí es donde se encuentra la paz de Dios.


Jeff Foster
(La Vida Sin Centro)


5 ene. 2011

MORIR


¿Cómo sabes si ésta es la última vida que vas a vivir?

No es la última o la primera vida. Esta vida no pertenece a nadie en absoluto. Ésta no es tu vida. No hay nadie que tenga su propia vida, sólo hay vida.

Para ti, entonces, ¿las vidas pasadas son irrelevantes?

Evidentemente, porque no hay nadie.

Sí, de acuerdo.

No hay pasado porque no hay nadie. La mente quiere que las cosas continúen, de modo que crea la idea de que has tenido una vida anterior. Generalmente en ella fuiste un gran curandero, o una reina, o algo importante. ¡Nunca fuiste una señora de la limpieza! (Riéndose) Y entonces morirás y te convertirás en otra gran reina, o en una señora de la limpieza. (Riéndose)

El individuo del sueño siempre quiere continuar; a esto se le llama supervivencia, y por eso sigue buscando, porque quiere que las cosas continúen. No quiere llegar a un final. No quiere morir. Lo último que quiere es la liberación. Lo último que quiere es la ausencia, y la ausencia es liberación. Pero la mayoría de los buscadores quieren algo. Quieren estar iluminados y no creen que ése vaya a ser su fin. Creen que se iluminarán y creen que otras personas están iluminadas.


Tony Parsons
(La Nada Que Lo Es Todo)