Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


26 feb. 2010

La Mente Racional.


UNA DIFERENCIA SUTIL



Todos utilizamos palabras similares para expresar lo que estamos intentando comunicar. A veces las palabras comparten un significado común y a veces no. La realidad, sin embargo, puede ser muy distinta a pesar de parecer la misma a aquellos que no están familiarizadas con el proceso del despertar espiritual.

La mente, obviamente, es el terreno en el que se desarrollan todos los enfoques relacionados con el despertar. Algunos niegan que la mente racional tenga alguna utilidad de cara al despertar. Pero para que entendamos cualquier cosa con claridad, la mente debe formar parte del proceso. Existen muchos niveles de comprensión que van más allá de la mente, son de una naturaleza más intuitiva. Aunque sigue siendo la mente la que se ve afectada por lo que la intuición percibe. El problema del ego está totalmente en la mente, de modo que es allí donde se debe producir una transformación y donde debe surgir una clara comprensión de su verdadera naturaleza.

Si uno proviene de una determinada tradición espiritual y ha tenido un maestro, la comprensión que ha obtenido puede estar distorsionada por dicho condicionamiento. Por otro lado, si uno intenta que lo que percibe encaje con lo que enseña su tradición la comprensión podría verse limitada. Para estar completamente libre de este tipo de condicionamientos, uno debe dejar atrás todo lo que le han enseñado. Duda de tus tradiciones, duda de tus maestros, duda de ti mismo y duda también de mí. Pero intenta abrirte para ver la realidad con la mayor claridad posible. Intenta ver dónde acaba el condicionamiento y dónde empieza la nueva comprensión. Esto no es difícil porque la nueva comprensión nos conmueve de una forma mucho más profunda.


Cuando se trata de ver con claridad, la idea misma de estar en una búsqueda espiritual puede ser un impedimento. Tu búsqueda no debería estar tan influenciada y limitada. Lo que buscas es la verdad y no hay nada sagrado en esa búsqueda.

He oído que este o aquel maestro o que una determinada tradición dice que la iluminación es como un estado de dicha eterna. No es así. Si uno tiene un problema de matemáticas, o de cualquier otro tipo, y después de estar mucho tiempo intentando encontrar una respuesta, la descubre, entonces hay una gran alegría. Si esta alegría continúa eternamente, la persona tiene un serio problema mental. Quienes hablan de una dicha interminable no han despertado realmente. Hay Alegría y esta no tiene causa. Está a un nivel tan simple que tendemos a no verla. Pero no tenemos que estar iluminados para experimentar esta alegría. No importa qué nivel de alegría se experimenta, uno la vive como algo que va y viene. Quienes no han despertado, cuando no la sienten en el momento, se entristecen, pero aquellos que están despiertos simplemente continúan con lo que estaban haciendo. No la buscan.

Otros maestros hablan de la mente racional como si fuese como si fuese una especie de monstruo. Sin embargo, todos usamos esa misma mente. Ellos señalan un estado en el que la mente se detiene. Sin duda, hay momentos en los que esto ocurre, y esto es importante. Pero la mente es un maravilloso instrumento que la evolución ha creado, aunque no la utilizamos como deberíamos y por ese motivo estamos hechos un lío. Sin embargo, es la mente la que reconoce que existe un problema y será ella la que encuentre las respuestas.

Cuando lleguen las respuestas, éstas no provendrán de la actividad de la mente sino de la revelación directa del hecho de existir. En ese nivel, sorteamos el proceso del ego. Pero si la revelación no es lo suficientemente clara y poderosa, el proceso del ego se adherirá a ella y volveremos a perdernos en el sueño. Pero con el tiempo empezaremos a ver otra vez con claridad y nos abriremos a más revelaciones que pueden muy bien llevarnos a un nivel más profundo.

Uno de los asuntos más importantes que debemos comprender es el de los pasos evolutivos que hicieron que el proceso del ego se activara. Es aquí donde lo que yo tengo que decir difiere de lo que dicen algunos. Todos estamos de acuerdo en que el ego es el problema principal pero, aparentemente, hay muy pocas personas que vean la evolución del proceso del ego y, sin esta comprensión, caeremos en la interpretación espiritual/tradicional de este asunto. Cuando la mente vea claramente este proceso, actuará de una forma muy distinta que llevará a una claridad aún mayor. La mayoría de la gente no capta las sutilezas de esta diferencia hasta que es capaz de verla por sí misma. Y finalmente cuando ves con claridad, los juegos del ego que antes regían tu vida ya no pueden atraparte. La libertad está al alcance de la mano. Así de simple es todo esto.

Melvyn Wartella (Ego, Evolución e Iluminación)


22 feb. 2010

VIVIR LA NATURALEZA


Dependemos de la naturaleza
no sólo para nuestra
supervivencia física.
También
necesitamos
a la naturaleza
para que nos enseñe
el camino a casa,
el camino de salida
de la prisión de nuestras mentes.

Photo by Guillem

Nos hemos perdido en el hacer, en el pensar, en el recordar, en el anticipar:
estamos perdidos en un complejo laberinto, en un mundo de problemas.
Hemos olvidado lo que las rocas,
las plantas y los animales ya saben.
Nos hemos olvidado de ser:
de ser nosotros mismos,
de estar en silencio,
de estar donde está la vida

Aquí y Ahora

Photo by Guillem

Llevar tu atención a una piedra, a un árbol o a un animal,
no significa “pensar en ellos”,
sino simplemente percibirlos, darte cuenta de ellos.
Entonces ellos te transmiten algo de su esencia.
Sientes lo profundamente que descansa en el Ser,
completamente unificado con lo que es y con donde está.
Al darte cuenta de ello, tú también entras
en un lugar de profundo reposo
dentro de ti mismo.
Cuando camines o descanses
en la naturaleza,
honra ese reino,
permaneciendo allí plenamente.

Serénate. Mira. Escucha

Photo by Guillem

Observa como cada planta y animal
son completamente ellos mismos.
A diferencia de los humanos,
no están divididos en dos.
No viven a través de imagines mentales
de sí mismos, y por eso no tienen que
preocuparse de proteger y potenciar
esas imágenes.
Todas las cosas naturales,
además de estar unificadas consigo mismas,
están unificadas con la totalidad.
No se han apartado
del entramado de la totalidad
reclamando una existencia separada:
“yo”, el gran creador de conflictos.

Tú no creaste tu cuerpo,
y tampoco eres capaz
de controlar las funciones corporales.
En tu cuerpo opera una inteligencia mayor que la mente humana.
Es la misma inteligencia que lo sustenta todo en la naturaleza.
Para acercarte al máximo a esa inteligencia,
sé consciente de tu propio campo energético interno,
siente la vida,
la presencia que anima el organismo.

Photo by Guillem

Cuando percibes la naturaleza
tan sólo a través de la mente,
a través del pensamiento,
no puedes sentir su plenitud de vida,
su ser.
Únicamente ves la forma
y no eres consciente
de la vida que la anima,
del misterio sagrado.
El pensamiento reduce la naturaleza
a un bien de consumo,
a un medio de conseguir beneficios,
conocimiento,
o algún otro propósito práctico

Observa, siente un animal, una flor, un árbol,
y mira como descansan en el Ser.
Cada uno de ellos es él mismo.
Tienen una enorme dignidad, inocencia, santidad.
En el momento en que miras más allá de las etiquetas mentales,
sientes la dimensión inefable de la naturaleza,
que no puede ser comprendida por el pensamiento.
Es una armonía, una sacralidad
que además de compenetrar la totalidad de la naturaleza,
también esta dentro de ti..

El aire que respiras es natural,
como el propio proceso de respirar
Dirige la atención a tu respiración
y date cuenta de que no eres tú quien respira.
La respiración es natural.

Photo by Guillem

Necesitas que la naturaleza te enseñe
y te ayude a reconectar con tu Ser.
No estás separado de la naturaleza.
Todos somos
parte de la Vida Unica
que se manifiesta en
incontables formas en todo
el universo, formas que están,
todas ellas, completamente interconectadas.
Cuando reconoces la santidad, la belleza, la increíble quietud y dignidad
en las que una flor o un árbol existen,
tú añades algo a esa flor o a ese árbol.

Photo by Guillem

Pensar es una etapa en la evolución de la vida.
La naturaleza existe en una quietud inocente que es anterior a la aparición del pensamiento.
Cuando los seres humanos se aquietan, van más allá del pensamiento.
La quietud que esta más allá del pensamiento contiene una dimensión añadida de conocimiento, de conciencia.

La naturaleza puede llevarte a la quietud.
Ese es su regalo para ti.
Cuando percibes la naturaleza y
te unes a ella en el campo de quietud,
este se llena de tu conciencia.
Ese es tu regalo a la naturaleza.

A través de ti, la naturaleza
toma conciencia de sí misma.
Es como si la naturaleza
te hubiera estado esperando
durante millones de años para hacerlo.




Eckhart Tolle.

20 feb. 2010

SER EL MAR



Conéctate con el MAR.
Permite que te abrace.
Siente su fuerza, su poder.
Siéntete uno con él.
Percibe la sabiduría que guardan sus aguas. El conocimiento que atesora.
Siente su paz y su entrega.
Cómo tú, evoluciona con Gaia. Su entrega al devenir es absoluta. No se pregunta, no se cuestiona, “no intenta nada”. Sólo es. Es en conciencia.
Es una de las más exquisitas formas que toma la conciencia en el planeta.
Siente su vibración.
Tú tienes un mar interno. Tu cuerpo es agua. Por tanto te es posible y simple acompasar al mar.
Se conciente de esta conexión. Conecta con la fuerza, el poder, la estabilidad espiritual del mar. Conecta con su certeza interior, con su sabiduría. Lo tienes dentro, sólo necesitas sintonizarlo.
Imagina vivir tu vida desplegando las cualidades que el mar te muestra.
Eres uno con toda vida, con toda la vida en todas partes. Puedes tomar de cada forma de vida las cualidades que necesitas para afrontar tu vida con mayor plenitud y libertad. Para vivir tu vida en conexión permanente con lo divino, para ser un ser total.
Comienza con el mar. Te dará la fortaleza que necesitas para transitar esta etapa de la evolución en el planeta.
Todo lo que necesitas está a tu alcance. No necesitas vivir con miedos ni con angustias. Comienza apoyándote en tu identidad profunda con el mar. Podrás expresar aspectos de ti que antes ignorabas. Todo está en ti. Elige y manifiesta lo que necesites, para poder acceder a lo que tu alma te invita a explorar.
Vive en armonía con la totalidad, como ya lo hace tu corazón.
Comienza con el mar.
No necesitas estar en él. Basta con una imagen, con un sonido. Tu imaginación es una herramienta poderosísima. Utilízala.
Comienza a vivir en total comunión con la totalidad. Depende de tu decisión conciente.
Abraza al mar, se el mar. Ya lo eres, sólo concientízalo.


Ashriah (mensaje 210 del Arcangel Gabriel)

PD: Gracias Joy.


17 feb. 2010

WU WEI, EL CAMINO DE LA NO ACCIÓN

El otro día reflexionaba en el rincón de un amigo sobre el Carpe Diem, el aquí y ahora, como recobrar la espontaneidad o ese instinto natural con el que todos nacimos y lo importante que es decidir como vivir ese momento. Y al final todo puede ser un arma de doble filo si no entiendes los principios básicos del universo, el Tao, la vida. Sin conciencia la ignorancia nos traerá igualmente sufrimiento.

En el Wu Wei de la filosofía Taoísta queda descrito como es ese aquí y ahora pero conectado a ese instinto, y se define como “la no acción”. Otros lo han descrito como sincronicidad (Jung), o correspondencia y el secreto está en hacer sin hacer. Es un tema quizás contradictorio para nosotros occidentales de mentes cartesianas pero encierra un secreto para liberarse del sufrimiento que no del dolor que es irremediable y al menos rozar la tranquilidad de espíritu.

Ésta es una explicación sencilla que encontré en un libro de Ángel Fernández Castro. “La enciclopedia abreviada del Tai Chi” Ediciones Tao que vale la pena para quien quiera indagar un poco en los principios filosóficos e históricos de este arte. Para el resto os dejo algo que decía así...

“En lo referente a la acción, los seres humanos en nuestro desarrollo personal vamos tomando conciencia de nuestras acciones negativas y , al comprenderlas, las transformamos en positivas, o nos damos cuenta de nuestros errores y, según vamos aprendiendo de ellos, los correginos.

Los chinos no utilizan las palabras “bien” o “mal”. Hay una diferencia fundamental entre la visión taoísta del ying y el yang, y en la occidental de “bueno” y “malo”, pues entre los opuestos “bien” y “mal” no hay punto intermedio de equilibrio que los armonice. No obstante, en el Taoísmo hay tres clases de acción: positiva o yang, negativa o yin y una tercera que es el wu wei, la espontaneidad; ésta va más allá de lo positivo o negativo y deja que surja de un modo natural, se adecua a las circunstancias. Para que esto suceda así, se requiere de una actitud mental apropiada, que es de donde surge la espontaneidad y por eso es una acción sin motivo, sin segundas intenciones. En resumen, una acción espontánea que nace en el mismo instante que se necesita, ni se conocía anteriormente ni será válida para responder a otra vivencia que tengamos posteriormente.

Esta actitud más allá de los opuestos, adaptándose a cada situación sin una reacción positiva o negativa, sino de forma natural y por eso se llama wu wei (no acción). La mayoría de nuestros problemas nos han producido experiencias negativas porque en un principio, nuestra acción ha sido enfocada de forma incorrecta al considerarla como antagónica a otra acción. Es decir, teniendo una reacción hacia alguien, o rechazando algo en lugar de comprender la acción como una totalidad con la realidad misma. Por tanto, en el centro está el equilibrio. La realidad sólo se puede comprender desde el centro, ése es el lugar desde donde surge toda la energía y al que más tarde retorna. El centro es el punto focal de la energía, es el único lugar desde el cual es posible que se vea la totalidad de la situación y así se resuelven tensiones de los opuestos, al contrario que desde los extremos, donde se distorsiona la visión. Cuando los extremos son antagónicos y por tanto no se complementan, nos volvemos violentos y destructivos, mientras que desde el centro somos pacíficos y creativos. En el centro hay un estado de atención sin tensión. Lo podríamos llamar contemplación de la vida, meditación o Tao.”

Es como quedarte en el centro mientras el mundo gira a veces a un ritmo trepidante sin lanzarte a dar vueltas con sus giros, eso sí a veces uno se marea y vomita en el proceso, doy fe. Personalmente creo que una palabra clave para alcanzar Wu Wei es la "Aceptación" sin ella es imposible avanzar y a veces es un camino muy difícil.

Que decir que tanto el Tai Chi como el Aikido se basan en Wu Wei tanto en su principio filosófico como también en el práctico. Y desarrollar esa destreza sin un trabajo personal, casi seguro, es una tarea inalcanzable.

Como diría O'Sensei hagamos que la victoria llegue pronto.


Vanetai (http://vanetaitao.blogspot.com)

15 feb. 2010

SOMOS LUZ

14 feb. 2010



SOY



Únicamente a través del saber, de la intuición del "Soy"
puede el Absoluto tener el sabor o la experiencia del autoconocimiento, de la existencia de la multiplicidad.

"Soy" es a la vez la puerta que conduce hacia fuera,
a la manifestación y la que conduce hacia dentro,
a la conciencia infinita.


Mooji (Palabras surgidas del silencio)

12 feb. 2010

LA POLICIA DEL AMOR

EL AMOR ES MAS FUERTE QUE EL MIEDO




11 feb. 2010

DEJA QUE TODO SEA COMO ES

VIVE IGUAL QUE MEDITAS


Que la gente se siente a meditar es hermoso. En mi experiencia, a casi todo el mundo le vendría bien sentarse un rato a meditar en silencio todos los días, ya fueran veinticinco minutos o cuarenta y cinco.
Si te apetece sentarte más tiempo, hazlo. Tal vez te apetezca sentarte una hora al día; tal vez dos. Una vez más, se trata de reconectarte con lo que te apetezca hacer. No con lo que quiera hacer tu mente, sino con lo que quiera hacer tu corazón.

No obstante, cuando hablo de meditación no me refiero solamente a lo que hacemos cuando nos sentamos formalmente. La meditación también tiene que ver con la vida y con la forma de vivir. Si sólo aprendemos a meditar bien cuando estamos sentados, por muy profunda que sea la meditación no llegaremos muy lejos. Incluso si te sientas a meditar durante tres horas al día, eso sigue dejando veintiuna horas en las que no estás sentado meditando. Y si te sientas a meditar dos minutos al día, entonces pasarás una enorme cantidad de tiempo sin meditar.

Los años me han permitido comprobar que incluso los meditadores realmente buenos se olvidan de su meditación cuando se levantan del cojín. Mientras meditan son capaces de liberarse de sus ideas, de sus creencias, de sus opiniones y de sus juicios. Pero, en cuanto se separan del cojín, sienten (de algún modo) la necesidad de recuperar todo eso de nuevo. La Meditación Auténtica es algo que vive realmente con nosotros. Podremos estar haciendo cualquier cosa, en cualquier lugar, en cualquier parte. Podrás estar conduciendo hacia tu calle permitiendo que todo sea lo que es. Podrás practicar dejando que el tráfico sea lo que es. Podrás practicar permitiéndote sentir lo que sientas. Podrás dejar que el tiempo sea como es. O podrás experimentar la próxima vez que veas a tu amigo o a tu amante. ¿Qué sucede cuando te encuentras con esa persona y permites que sea totalmente lo que es? ¿Qué sucede cuando me permito ser completamente lo que soy? ¿Qué ocurre? ¿Cómo nos implicamos? ¿Qué cambia? Así que la Meditación Auténtica puede ser una meditación muy activa, una meditación muy comprometida.

De hecho, debemos ver la meditación como algo que va más allá de cuando estamos sentados en un lugar tranquila. Si no, la espiritualidad y nuestra vida cotidiana se convertirán en dos cosas distintas. Ése es el engaño fundamental: creer que existe algo llamado "mi vida espiritual" y otra cosa llamada "mi vida cotidiana". Cuando nos despertamos a la realidad descubrimos que todo es igual. Todo es la expresión ininterrumpido del espíritu.

¿Qué pasaría si tu vida, y no sólo el rato que pasas meditando, se basase en permitir que todo fuese lo que es? Supondría una revolución en la vida de casi todo el mundo. Que la base de tu existencia, su fondo profundo, consistiera en permitir que todo fuese lo que ya es representaría una revolución. Implica permitir que todo sea lo que fue y lo que es ahora, y lo que podría ser. ¿Qué pasaría si basases la vida, todas esas horas en las que no estás sentado en silencio, en permitir que todo fuera lo que es?

Si lo hicieras, tu vida podría volverse muy interesante. Pues la meditación es segura. Te sientas en tu cojín, en tu silla o en tu banco, y te haces un ovillo en tu postura preferida, ¿verdad? Te da seguridad; es como regresar al útero, y eso es maravilloso, pues descubres un lugar seguro, un lugar que nadie te puede quitar, y eso resulta agradable. Es realmente agradable. Pero cuando empezamos a abrirnos y consideramos la meditación más allá de un lugar seguro, una forma de afrontar la vida, ésta se vuelve muy interesante, ¿no? Empezamos a dejar de resistirnos a la experiencia, empezamos a descubrir algo muy potente y poderoso.

Comenzamos a descubrir lo más esencial, la verdad de nuestro ser. Empezamos a descubrir que nuestra naturaleza esencial, la conciencia, siempre permite que todo sea lo que es. Por eso meditamos de esta forma, pues la conciencia y lo está haciendo así: permite que todo sea lo que es. La conciencia no se resiste a nada. La conciencia no se enfrenta a lo que es. ¿Te has dado cuenta? La conciencia, o tu verdadera naturaleza, permite que todo sea lo que es. Si estás teniendo un buen día, tu verdadera naturaleza te deja tener un buen día. Y si estás teniendo un día horrible, tu verdadera naturaleza no se pone en medio como un obstáculo, ¿verdad?. Permite que sea lo que es. Aunque ésa sea su base, la conciencia va más allá.

He comprobado que una de las claves para ser verdaderamente libre es vivir igual que medito. Cuando permitimos que todo sea realmente lo que es, cuando nos permitimos esa atmósfera interior, esa actitud interna de no aferrarnos a nada, ese espacio resulta muy fértil: es un estado de conciencia muy potente. Esos momentos de entrega te darán la oportunidad de recibir algo creativo. Es el espacio en el que surge la visión, la revelación. Así que no se trata de dejar que todo sea lo que es a modo de simple objetivo, sino como una meta. Si lo conviertes en un objetivo te perderás la esencia, que consiste en permitir que todo sea simplemente lo que es; ésa es la base, la actitud subyacente. Desde esa actitud subyacente podrán suceder muchas cosas. En ese espacio surgirá la sabiduría, los "ajás". En ese espacio recibiremos el regalo de lo que necesitemos ver. Es el espacio donde la totalidad de la conciencia, y no sólo una pizca de nuestra conciencia mental, podrá informarnos. Y por último, es el espacio en el que surgirá la conciencia. Es el espacio en el que nos daremos cuenta de que somo conciencia, el material no manifestado del ser.


Adyashanti (Meditación Auténtica)


10 feb. 2010

ILUMINACIÓN POR TODAS PARTES.

EL BUDA DE LA TIENDA DE LA ESQUINA


Un día conocí a Buda en la tienda de la esquina.

Después de pasar todo el día en el centro de la ciudad, de camino a casa entré en la tienda de la esquina y, después de pagar el pan y la leche, le pregunté al tendero si podía darme cambio para la lavadora. Le di dos monedas de una libra y él me dio unas cuantas de veinte peniques con una sonrisa de oreja a oreja. Yo le dije: "Gracias, y el me contestó: "De nada".

La iluminación no es algo que vaya a pasarte en el futuro y que te mantendrá en un estado de perfección. No, la iluminación tiene lugar en todos y en cada uno de los momentos. La iluminación es la sencilla alegría de las interacciones de cada día, es comprar el pan y la leche, es cambiar monedas aquí y allá, es ese "¡Gracias! ¿Hasta luego!" cuando sales de la tienda. Es simplemente eso y nada más que eso.

La iluminación no se puede alcanzar. Es imposible que uno de ilumine en un momento. La iluminación sencillamente existe y, cuando se busca, se pierde... aunque lo cierto es que nunca se puede perder de verdad.

La iluminación en la tienda de la esquina: ¿a alguien se le había pasado por la cabeza?.

Jeff Foster (La Vida sin Centro)


9 feb. 2010

Photo by Guillem

"ANTES DE ILUMINARTE, CORTA LEÑA Y VE A COGER AGUA.
DESPUÉS DE ILUMINARTE, CORTA LEÑA Y VE A COGER AGUA"

Wu Li

5 feb. 2010

VENTILAR LA CASA.

Permite que se manifieste todo lo que llevas dentro.


Como la naturaleza de la totalidad de nuestro ser es despertar, cuando permitimos (profundamente) que todo sea lo que es, el material que tenemos reprimido en nuestra psique suele salir a la superficie. De hecho, muchos estudiantes espirituales utilizan inconscientemente sus técnicas de meditación para seguir reprimiendo determinado material. Aunque no se den cuenta, eso es lo que sucede. Cuando nos relajamos, cuando nos abrimos realmente y permitimos que las cosas sean lo que son, suele surgir determinado material reprimido, y eso nos coge por sorpresa. De repente puedes tener un acceso de ira o de tristeza durante la meditación. Tal vez sientas dolores físicos; cuando permite que todo sea lo que es, la gente cuenta que suele experimentar dolor en diferentes partes del cuerpo. Cuando empezamos a relajarnos de verdad, lo que tenga que salir a la superficie saldrá; como he dicho anteriormente, muchas personas espirituales utilizan sus técnicas espirituales, sin darse cuenta, para suprimir su inconsciente. Cuando dejamos de suprimirlo, el inconsciente comienza a surgir y manifiesta.

¿Qué debemos hacer con el material inconsciente que sale a la superficie? Nada. Simplemente dejar que se manifieste. No Tenemos que analizarlo. En la mayoría de los casos, lo que surgen son conflictos que están pendientes de solucionar: emociones que nunca nos habíamos permitido experimentar plenamente, dolores que nunca nos habíamos permitido sentir en su totalidad. Aparecen todas estas cosas. Este material interno que no hemos resuelto anhela ser experimentado plenamente, no quiere quedarse relegado al inconsciente. Así que si nuestro material reprimido sale a la superficie, debemos permitirlo sin suprimir nada, sin analizarlo; debemos darnos la oportunidad de experimentar esas sensaciones en el cuerpo, en nuestro ser, y tenemos que dejar que se desplieguen naturalmente. Si lo haces así, independientemente del tipo de dolor que sea (emocional, psíquico, físico, espiritual o de otro tipo), comprobarás que este material reprimido aparecerá, se manifestará, lo experimentarás y desaparecerá. Si no desaparece, estarás conservando algo de resistencia, o de rechazo, o de indulgencia, y es bueno que lo reconozcas, pues eso te dará la oportunidad de relajarte una vez más.

Así que el simple hecho de permitir que todo sea tal y como es no implica que nuestra meditación sea completamente perfecta y silenciosa. Lo que importa es el despertar, ¿no es así? Lo importante no es que aprendas a suprimirte para sentirte mejor, sino que aprendas a despertar a la realidad de tu ser, cosa que hacemos cuando nos relacionamos con nuestra naturaleza humana, no cuando la evitamos. No cuando intentamos librarnos de ella mediante oraciones, mantras o meditaciones. Nos despertamos cuando permitimos que todo nuestro interior se manifieste, cuando nos permitimos sentirlo, experimentarlo, conocerlo. Entonces y sólo entonces, podremos pasar a un nivel más profundo. Esto es muy importante, aunque muchas personas no lo entienden. Utilizar las técnicas meditativas para suprimir nuestras experiencias humanas, para suprimir lo que no queremos sentir, resulta resulta fàcil. Pero lo que necesitamos es justo lo contrario. La Meditación Auténtica es el espacio donde todo se manifiesta, donde todo se ve y donde todo se experimenta. Y como, tal todo se relaja a sí mismo. Ni siquiera lo relajamos nosotros. Se relaja solo.


Adyashanti (Meditación Autentica)



CICLO DE CONFERENCIAS GRATUITAS


Os dejo este anuncio sobre conferencias que me ha enviado mi amigo y maestro Albert Abad

EL MIÉRCOLES 10 DE FEBRERO A LAS 20:00 H.

Cambia tu mente y cambiará tu vida

EL MIÉRCOLES 10 DE MARZO A LAS 20:00 H.

Como transformar las Emociones

EL MIÉRCOLES 14 DE ABRIL A LAS 20:00 H.

El Arte de vivir sin esfuerzo

EL MIÉRCOLES 12 DE MAYO A LAS 20:00 H.

El Poder del Silencio

EL MIÉRCOLES 9 DE JUNIO A LAS 20:00 H.

Sanación y Meditación

Impartidas por Albert Abad

www.despertarlaconciencia.net

En el Centro Nuclio

Centro de Terapias Alternativas

Cami Ral de la Merçe 453 2º 1ª MATARÓ

Tel. 93 790 66 91 - 671 52 88 57

nuclio2009@gmail.com

www.nuclio.es