Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


13 abr. 2010

EGO


DESPERTAR DE LA PARTIDA



La libertad suprema del ego inexistente es darse cuenta de que es irrelevante. Mientras siga creyendo que es relevante, seguirá "formándose". Las mejores intenciones del mundo sólo sirven para alimentarlo. "Cada día me libero más y llegará un día en el que ne libere por completo y no tenga nada de ego". ¿A qué te suena eso?. Es el ego. Pero si en un instante de visión somos capaces de ver que el yo es irrelevante, el juego se acaba. Es como si un jugador de Monopoly creyera que su vida depende de ganar la partida y, de pronto, se diese cuenta de que ganar o no ganar es irrelevante: no importa. Tal vez siguiera jugando. Tal vez se fuera a por un bocadillo. Esta vida no se basa en ganar la partida espiritual; se basa en despertar de la partida.


Adyashanti
(La Danza del Vacío)


11 comentarios:

  1. Sin concesiones. Por favor, nada de buenas intenciones. Porque, en realidad, el ego disfraza de buenas todas las intenciones, ¿no es verdad?
    Ya está, el ego es irrelevante. Ya mismo me libero de él. Pero a la vuelta de la esquina se aparece un prójimo inesperado y suelta un insulto contra mi persona. Ja. Aquí me ponen a prueba... Veamos qué tal me va.
    En suma, Guillem, el comentario de Adyashanti es inmejorable. El comportamiento de cada cual, es la prueba.
    Vale la pena refrescarse con estos párrafos llenos de lucidez, examinarse por dentro a la luz de lo dicho, rumiar la reflexión, o zambullirse de lleno en la zona iluminada. Seguimos en el juego, amigo. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo contigo Furia.

    Cuanto más a prueba te pone la vida, al final, mejor.

    Buenas noches. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Genial Adyashanti!

    Qué bien, eso me ratifica en que, mientras estamos aquí, mejor jugar divertidos y conscientes...

    Un beso lleno de amor y mi gratitud porque nos hayas traído este extracto tan clarito!

    ResponderEliminar
  4. Hola Guillem.
    No hay palabras para mejorar este post, Adyashanti lo borda, es perfecto!!!

    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida Joy. Amigo Sankara.

    Gracias por estar aquí.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay libros que te marcan. Para mi éste ha sido uno de esos que merecen relecturas y embeberse en ellos pues son como agua clara.
    Gracias Guillem por este esclarecedor extracto.
    Namasté!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti Zanara.

    Por tu visita, por tus comentarios y por tu blog.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Confuso.
    Me alegra que te guste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Para despertar.
    Gracias amigo.
    Om. Shanti.

    ResponderEliminar
  10. Hola Juan Carlos.

    Menudo cambio de "personaje" me llevas!!
    ¿Será el preámbulo al abandono definitivo de éste a favor del Ser?... =:)

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar