Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


1 mar. 2010

CRÓNICA DE UNA ASCENSIÓN.

“Primera y segunda parte de este acto de psicomagia colectivo creado por el artista Víctor Brossa, desde el que se nos brinda la crónica de una posibilidad de presentes y futuros acontecimientos de nuestra historia, presentados como hechos reales, acontecidos y superados con éxito por el colectivo de almas que forman la humanidad en este momento crucial de nuestra evolución en la Tierra.
Partiendo de las teorías que demuestran que la realidad es una ilusión proyectada desde nuestra mente colectiva, donde nuestros pensamientos y sentimientos son los que crean las alternativas que irán construyendo nuestro futuro, en lo que llamamos mundo real, el artista español siembra en nuestro subconsciente la visión de un resultado que tal vez germinará en cada uno de los espectadores de una forma personal, pero que pretende servir de base desde donde nuestra mente pueda aceptar la posibilidad que aquí se nos presenta como una realidad latente.
La visualización es una de las claves para ayudar a ver y sentir lo que la mente va a crear, por eso ha sido usada a través de símbolos y arquetipos por los que regentaban el poder desde nuestras culturas más antiguas, de la misma forma que se usa hoy de manera negativa desde los medios masivos, la publicidad y el cine para manipularnos, programarnos e inducirnos a crear, en nuestra mente, posibilidades que se irán transformando, con el tiempo, en realidades sólidas que proyectaremos al exterior y que formarán el mundo real que a los manipuladores más convenga. Víctor Brossa hace uso de las mismas herramientas desde el arte y de forma constructiva, para reprogramar y activar lo que nos reconecta a nuestras verdades esenciales, con la función de servir y allanar el camino en nuestra evolución hacia una sociedad de Hombres y Mujeres de Conciencia. Así sea”







Gracias a Beatriz y a Joy.

1 comentario: