Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


20 oct. 2011

LA VIDA SE VUELVE MÁS SIMPLE, NO MÁS FÁCIL


RAMESH: ¿Crees que la vida va a volverse más fácil gracias a esta comprensión, más fácil en el sentido de que habrá menos dificultades?

MICHAEL: Puede que así suceda. Realmente no importa.

RAMESH: Sí, pero si se volviera más fácil, no sería gracias a la enseñanza. ¿Entiendes eso?

MICHAEL. Sí.

RAMESH: Tú no sabes si se va a volver más fácil. Pero si lo hiciera, y tanto tú como yo esperamos que así sea, no tendría nada que ver con la enseñanza.

MICHAEL: Correcto.

RAMESH: Había ocurrido tanto si vinieras aquí como si no vinieras. Sin embargo, la vida sí se vuelve más simple. La vida no va a volverse más fácil, la vida va a ser tan dura como solía ser o tan fácil como solía ser, pero sí se vuelve más simple. ¿No es así? ¿Dirías tú eso?

MICHAEL: Absolutamente.

RAMESH: ¿Y por qué la vida sería más simple, Michael? ¿De qué manera se simplificaría la vida? Porque uno se involucra menos.

MICHAEL: Exacto.

RAMESH: ¿No es así?

MICHAEL: Hubo un momento en que comprendí claramente que era imposible para mí tener una perspectiva general de toda la creación. Sólo el creador puede tener esa perspectiva.

RAMESH: Eso es correcto.


Photo by Guillem.



MICHAEL: Así que mejor le dejo el timón a Él.

RAMESH: Nuevamente, eso es correcto. Lo que significa que Michael se involucra cada vez menos en lo que está sucediendo. ¿No es así?

MICHAEL: Absolutamente.

RAMESH: Lo que quiere decir que Michael acepta la vida tal como sucede. Michael acepta Lo-Que-Es en cada momento tal y como es, sin querer cambiarlo. Eso es correcto, ¿no es así?

MICHAEL: Eso es correcto.

RAMESH: Así que la vida se simplifica porque uno se involucra menos. Uno se involucra menos porque hay una aceptación mayor de Lo-Que-Es. Realmente simple. ¿no es así? Entonces, ¿por qué crees que la gente lo encuentra tan complicado? Si esto es tan simple, ¿por qué crees que...?

MICHAEL: Mientras perdure la creencia de que hay que hacer las cosas, siempre tendrá que ser así.

RAMESH: Correcto.

MICHAEL: Y eso puede cambiarse, únicamente la gracia.

RAMESH: Otra vez, sí. Así que básicamente todo el problema es el sentido personal de ser el hacedor, que es lo que se quiere decir realmente con la palabra "ego", aunque a éste se le dan varias definiciones. Sin embargo, lo que se quiere decir realmente con "ego" es el sentido personal de ser el hacedor.
Alguien me llamó desde Madrás y me preguntó: "¿Estoy en lo correcto si digo que usted dice que todos somos marionetas?". Y yo le respondí: "Sí, y un hombre muy sabio llamado Rumi está de acuerdo con que todos somos marionetas". Entonces, me dijo: "¿Por qué es tan difícil para mí aceptar que todos somos marionetas?". ¿Qué opinas tú Michael?

MICHAEL: Nuevamente, se trata del sentido personal de ser el hacedor.

RAMESH: Sí. El posible pensar en términos de que todas las personas son marionetas, pero es difícil para "mí" imaginar que yo soy una de ellas. Y el sentido de ser hacedor viene con el sentido del libre albedrío. ¿no es así? A las personas les es difícil aceptar que son marionestas principalmente porque no están preparadas para aceptar que no hay libre albedrío.


Ramesh S. Balsekar
(¡A Quién Le Importa)

3 comentarios:

  1. Saludos Guillem.

    Hace tiempo, se dió la circunstancia en una charla de que si somos marionetas o no...y por largo tiempo estuve pensando en -Quien es entonces el que mueve los hilos?-

    Si se piensa también que no hay libre albedrío...no da la sensación de que hagas lo que hagas está todo escrito ya?...
    A veces se siente como que uno no tiene libertad entonces y al mismo tiempo tiene toda la libertad del cosmos.

    Gracias por tan ameno escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si se comprende (¿quien lo comprende jeje?) que no hay un "hacedor" o entidad separada que haga nada, que todas las acciones provienen de Ello, de la Conciencia Impersonal, que no hay nada de personal en el asunto... la vida se vuelve ligera, serena, amable, porque todo sucede como tiene que suceder. ¿Como podría haber libre albedrío? ¿Quién sino esa entidad ficticia podría querer ser el autor de las acciones que suceden?

    Maravilloso texto, gracias Guillem!

    ResponderEliminar
  3. Únicamente Ello es el Libre Albedrío ya que lo es sencilla y absolutamente TODO y al mismo NADA.

    Abrazos para todos.

    ResponderEliminar