Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


3 oct. 2011

DEEPAK CHOPRA: COMO MEDITAR.


Nuestras mentes están constantemente activas, siempre saltan de un pensamiento a otro, de una emoción a otra. Para establecer contacto con la inteligencia no circunscrita -el alma universal que reside en nuestro interior y que es parte de todos nosotros- es necesario encontrar un camino que vaya más allá de la neblina de pensamientos distractores que normalmente la ocultan, Es imposible avanzar a través de esta barrera tanto como lo es hacerlo en una neblina real. Si quieres ver al otro lado de la calle en un día de niebla, nada físico que hagas podrá ayudarte. Debes esperar, paciente y tranquilo, hasta que la neblina se disipe y se vaya por sí sola. De vez en cuando se abren claros que te permiten ver qué hay del otro lado. Lo mismo ocurre con los pensamientos. Cuando estamos tranquilos podemos encontrar momentos de silencio puro a los que llamo "claros", y a través de ellos podemos dar un vistazo al nivel más profundo del alma. Cada vistazo incrementa la comprensión; finalmente, nuestra conciencia se expande.


El propósito de la meditación es dejar de pensar por un momento, esperar a que la neblina de pensamientos se disipe y dar un vistazo al espíritu interior. Para la mayoría es muy difícil controlar el torrente de pensamientos. Los principiantes pueden sentirse frustrados, pero la frustración es apenas otro pensamiento, otra emoción que se interpone en el camino. El objetivo es liberar todos los pensamientos con tranquilidad y mesura.


Deepak Chopra
(Sincrodestino)


4 comentarios:

  1. Bendita práctica... la de transformarnos desde dentro y de ampliar nuestra conciencia : la via de la Meditación.

    Abrazosss...!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Seguro que no puede hacerse nada para eliminar esa niebla? ¿no hay posible despertar súbito?

    Ese es un punto importante, creo...

    PD: Me encanta leer tu blog

    ResponderEliminar
  3. Hola petitcalfred.

    Pues claro que es posible el despertar súbito...Pero eso precisamente sería no hacer nada ¿no?. Sencillamente se produce el despertar sin que por ello haya una intención de provocar ese despertar. Se produce un disipar de la niebla.

    Según Nathan Hill y otros como Jeff Foster o Toni Parsons, por nombrar algunos, mantienen que el hecho de "buscar" ese despertar es precisamente lo que lo mantiene alejado, por así decirlo.

    Muchísimas gracias por la Post Data.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  4. Perdón. Una rectificación. El nombre correcto es: Nathan Gill.

    Hasta pronto :)

    ResponderEliminar