Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


22 jul. 2010

CONTROLAR LA EMOCIÓN


Ayer me sentí consumido por un intenso enfado al ver unos conejos desatendidos y maltratados. Decidí actuar y llamé a las autoridades, pero la intensa emoción sigue estando presente.

De modo que ahí hay una intensa emoción.

¿Y qué hago con ella?

¿Qué hay que hacer con ella?

Me duele. Me siento incómodo con ella.

Ayer me sentí consumido por un intenso enfado al ver unos conejos desatendidos y maltratados. Decidí actuar y llamé a las autoridades, pero la intensa emoción sigue estando presente.

De modo que ahí hay una intensa emoción.

¿Y qué hago con ella?

¿Qué hay que hacer con ella?

Me duele. Me siento incómodo con ella.

De acuerdo, entonces ahí hay incomodidad.

Correcto. ¿Se disuelve por sí sola si te quedas con ella?

¿No forma parte de tu experiencia que la incomodidad acaba pasando? Estoy seguro de que ésta no es la primera vez que te sientes incómodo. Es probable que ni siquiera puedas recordar cuál era la causa de tu incomodidad hace tres incomodidades.

Sí, se disuelve, pero eso no es una respuesta válida. De acuerdo, creo que lo que estoy diciendo es que no quiero ser tan reactivo. Eso es. Quiero salir de esto, detener esta intensa reacción al dolor y al sufrimiento del mundo. No quiero sufrir así. Por eso leo más a Ramesh, y vengo aquí, ¿y, sin embargo, sigo reaccionando!

Sí. De modo que o bien no has sido capaz de dar con una técnica suficientemente buena, a pesar de los muchos años de esfuerzo diligente, o bien tienes que soportarte tal como eres hasta que llegue el momento en que tu condicionamiento, tu programación, cambie.

Sí, ya me dijiste antes que estoy bloquead@, pero no me gusta estar bloquead@. Me duele.

Pero el dolor es inherente a la vida humana. No hay modo de evitar el dolor. Mientras haya Conciencia fluyendo a través de ese mecanismo cuerpo-mente, habrá dolor. Habrá placer y habrá dolor.

Sí, supongo que simplemente tengo que rendirme a este hecho, aceptarlo, aunque me sienta bloquead@ y sienta tanto dolor.

En este instante no parece que tengas un dolor terrible.

¿En este instante? No, ahora no me duele terriblemente. Me refería a cuando estaba experimentándolo. Pero, como dices, el dolor es parte de la vida.

Sí, y cuando surge el pensamiento de que "el dolor forma parte de la vida", ayuda a mitigar el dolor, o más precisamente corta el dolor producido por la reacción al dolor. Esta misma experiencia te permite ver que el dolor viene y va.

Sí. Bien... (Reflexionando.) ¿Vaya! ¿Tengo que volver a probarlo!

De acuerdo. ¿Después nos informas! (Risas.)

Ahora me diento muy bien.

Esto también pasará.


Wayne Liquorman
(Aceptación De Lo Que Es)


5 comentarios:

  1. Ésa es la gran frase para mí, tesoro: "Esto también pasará"!...
    Ésa, y "todo está bien"...

    Su sola pronunciación es como un bálsamo fresco...
    el mejor analgésico!

    Pienso escribirlas en "post-it"...

    Con mi amor...

    ResponderEliminar
  2. Así es.

    Siento que esas dos frases cada día están más integradas en nuestra cotidianidad.

    Mucho amor.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno amigo Guillen,
    muchas gracias por tus mensajes...
    Un sincero abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Todo pasa y todo queda, un verso que quizá venía a decir lo mismo que transmites aquí :)
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola Confuso y Ana di Zacco.

    Muchas gracias por la visita. Hasta pronto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar