Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


30 jun. 2010

EL DESPERTAR


Pregunta: Si uno ha estado dormido a la realidad durante mucho tiempo y luego despierta, estoy seguro de que ello debe de ser una experiencia de gran euforia. Debe de ser asombroso porque uno lo ve todo bajo una luz distinta a como lo hacía antes. ¿Cómo es de excitante?

MW: Es mucho más que euforia. Soy reacio a describirlo con demasiada nitidez porque entonces simplemente tendrás otra imagen mental más que nublará tu percepción. Diré que está más allá de cualquier cosa que seas capaz de imaginar. Sin embargo, he leído relatos de despertares de otras personas que no fueron tan intensos. Todo depende de la energía de la persona, de su nivel de comprensión y claridad antes de despertar, y de la mera suerte. Yo fui muy afortunado.


Pregunta: Si uno ha estado dormido a la realidad durante mucho tiempo y luego despierta, estoy seguro de que ello debe de ser una experiencia de gran euforia. Debe de ser asombroso porque uno lo ve todo bajo una luz distinta a como lo hacía antes. ¿Cómo es de excitante?

MW: Es mucho más que euforia. Soy reacio a describirlo con demasiada nitidez porque entonces simplemente tendrás otra imagen mental más que nublará tu percepción. Diré que está más allá de cualquier cosa que seas capaz de imaginar. Sin embargo, he leído relatos de despertares de otras personas que no fueron tan intensos. Todo depende de la energía de la persona, de su nivel de comprensión y claridad antes de despertar, y de la mera suerte. Yo fui muy afortunado.

P:Una vez que uno ha despertado, ¿resulta muy difícil permanecer "despierto"? ¿Se puede volver a dejar de estar iluminado? Si es así, ¿cuán difícil es regresar a ese estado de conciencia?

MW: Una vez que has despertado no puedes volver a dormirte. No obstante, es posible que sientas que te está ocurriendo. Aquel que está despierto siempre lo ha estado, y no puede ser de otro modo. El ego es un estado ilusorio y seguirá existiendo hasta que lo veamos claramente. Después de despertar, te parecerá que tienes recaídas a ese estado ilusorio. La fuerza de la costumbre mantiene en marcha el proceso. Sin embargo, con el despertar llega un profundo estado de sabiduría que siempre ha estado ahí, aunque antes era pasado por alto. Desde ese estado de sabiduría, uno ve cómo se va disipando el proceso del ego y deja de alimentarlo reaccionando a él. Muchos de los aspectos del ego simplemente desaparecen desde el momento en que uno despierta; otros tienen más impulso y tardan un poco en desaparecer. Durante todo este tiempo, sigue existiendo un ser despierto que observa todo lo que ocurre y no se ve afectado por ello.

P: ¿Cómo de desconcertante es ver que finalmente has despertado y que nadie más lo ha hecho? ¿Es cierto que la vida es realmente simple, pero los egos de la gente la complican?

MW: Me resultó duro ver tan claramente cuál es la causa original de los problemas de la humanidad y descubrir que a muy pocas personas les interesa siquiera hablar de ello, y mucho menos buscarlo en su interior. Al principio creí que sería fácil limitarme a señalar lo evidente y que ellas comprenderían, pero fui muy ingenuo.
Sí, la vida es simple cuando el ego no se interpone en tu camino, y es el ego de los demás lo que les impide ver con auténtica simplicidad.

Melvyn Wartella
(Ego, Evolución E Iluminación)

3 comentarios:

  1. Siempre es interesante conocer algún autor más a quien leer. Gracias Guillem ;-)

    ResponderEliminar
  2. Si a alguien le interesa leer ese libro online, la vista previa de google lo incluye:

    http://books.google.es/books?id=rJ1oy1i6mD8C

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Toni, por tus comentarios e información.

    Saludos.

    ResponderEliminar