Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


19 jun. 2010

SUJETO Y OBJETO


Es sorprendente cómo todo esto de la relación sujeto-objeto está dando vueltas para mí: si puedo percibirlo, lo que pienso que es un sujeto es en realidad un objeto. Cualquier cosa que represente mi sentido del "yo" es en realidad un objeto de percepción, algo que está siendo observado. No obstante, nunca puedo atrapar del todo la cosa que está observándolo.

Claro, porque entonces también sería un objeto. En cuanto "lo atrapas", queda objetivado; y lo único que puedes conocer es un objeto. El sujeto no puede conocerse a sí mismo excepto como objeto. ¡y entonces deja de ser un sujeto!

Y todo esto del "hacer"...: ¿Cómo puede algo que sólo es un sueño pensar que está haciendo algo?

Creo que ahí estás mezclando metáforas, porque el objeto soñado no piensa que es un sueño; piensa que se algo sustancial. Aunque sea un objeto, al menos como objeto es sustancial.


Sí, pero como "objeto subjetivo" es el que hace. La sensación que tengo de ser el que hace es en realidad un objeto en la Conciencia. Por tanto, no hay manera de que pueda comprender esta cosa, no hay modo de que La pueda Ver, no hay modo de que La pueda encontrar... ¿Es esto lo más lejos que se puede llegar?

No. Lo puedes encontrar porque tú eres ello. El único modo que tendrías de encontrarlo es no siendo ello, observándolo..., pero no hay nada que no sea Ello.

Entonces ¿no hay solución, o es que finalmente este ser fenoménico se da cuenta de que no existe realmente...?, aunque, de algún modo, la existencia fenoménica continúa.

La realización no atañe al objeto fenoménico. Estás volviendo a pensar que la realización del sabio es la realización del mecanismo cuerpo-mente que está asociado con el Conocimiento.
Pero a lo que nos estamos refiriendo no es al conocimiento del mecanismo cuerpo-mente. El mecanismo cuerpo-mente del sabio es simplemente como cualquier otro mecanismo cuerpo-mente, es un objeto condicionado. El Conocimiento es pura Subjetividad.

Pero, en ese caso, no habría campo fenoménico en absoluto.

Bien, ahí es donde la cosa llega a ser muy paradójica.

Entonces ¿cómo es convierte uno en pura Subjetividad?

Tienes que intentarlo con mucho, mucho ahínco. (risas) Y si no alcanzas este elevado estado de pura Subjetividad, simplemente es porque no lo intentas con suficiente ahínco.

Volvemos al punto de partida.

Y si me compras eso, también tengo un puente que me gustaría venderte!


Wayne Liquorman
(Aceptación De Lo Que Es)


8 comentarios:

  1. genial! soy una asidua lectora del blog, aunque no comentarista.. pero aprovecho para agradecer la difusión de esos textos =)
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Alice

    Encantado de tus visitas. Por favor sientete totalmente libre de hacer cualquier comentário. Seguro que serán siempre adecuados.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una vez cogí un vino tinto
    excelente, lo mezcle con un
    poco de agua y no sabía igual.
    Esa mezcla volví a mezclarla
    con más agua y sabía mucho
    peor.
    El vino puro era Nisargadatta,
    la primera mezcla, Balsekar,
    la última Liquorman.

    Un saludo Guillem.

    ResponderEliminar
  4. Hola Silencio!!!...(perdón, ahora...ATTASARANA). Con tanto new look me estoy liando.

    Con respecto a tu comentario: puede que tengas razón, o puede que no, no lo sé. Es tú opinión y hay que respetarla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Igual de falso es Attasarana,
    como Silencio o Sabda....es
    todo un juego de la ilusión.
    Lo realmente bueno, es que lo
    Real, nunca cambia de look.

    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo. Lo Real nunca puede cambiar. Si cambia se convierte en ilusorio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Las opiniones siempre son del que pretendemos eliminar, es normal que sean comparativas y que bajo su tutela hayan "mejores y peores". Para el Sabio todo es "Océano", no distingue unas olas de otras...
    Aprovecho para saludarte amigo Guillen...

    ResponderEliminar
  8. Es muy grato saber de ti, amigo Confuso.

    Saludos y un fuerte abrazo.

    Guillem.

    ResponderEliminar