Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


20 feb. 2010

SER EL MAR



Conéctate con el MAR.
Permite que te abrace.
Siente su fuerza, su poder.
Siéntete uno con él.
Percibe la sabiduría que guardan sus aguas. El conocimiento que atesora.
Siente su paz y su entrega.
Cómo tú, evoluciona con Gaia. Su entrega al devenir es absoluta. No se pregunta, no se cuestiona, “no intenta nada”. Sólo es. Es en conciencia.
Es una de las más exquisitas formas que toma la conciencia en el planeta.
Siente su vibración.
Tú tienes un mar interno. Tu cuerpo es agua. Por tanto te es posible y simple acompasar al mar.
Se conciente de esta conexión. Conecta con la fuerza, el poder, la estabilidad espiritual del mar. Conecta con su certeza interior, con su sabiduría. Lo tienes dentro, sólo necesitas sintonizarlo.
Imagina vivir tu vida desplegando las cualidades que el mar te muestra.
Eres uno con toda vida, con toda la vida en todas partes. Puedes tomar de cada forma de vida las cualidades que necesitas para afrontar tu vida con mayor plenitud y libertad. Para vivir tu vida en conexión permanente con lo divino, para ser un ser total.
Comienza con el mar. Te dará la fortaleza que necesitas para transitar esta etapa de la evolución en el planeta.
Todo lo que necesitas está a tu alcance. No necesitas vivir con miedos ni con angustias. Comienza apoyándote en tu identidad profunda con el mar. Podrás expresar aspectos de ti que antes ignorabas. Todo está en ti. Elige y manifiesta lo que necesites, para poder acceder a lo que tu alma te invita a explorar.
Vive en armonía con la totalidad, como ya lo hace tu corazón.
Comienza con el mar.
No necesitas estar en él. Basta con una imagen, con un sonido. Tu imaginación es una herramienta poderosísima. Utilízala.
Comienza a vivir en total comunión con la totalidad. Depende de tu decisión conciente.
Abraza al mar, se el mar. Ya lo eres, sólo concientízalo.


Ashriah (mensaje 210 del Arcangel Gabriel)

PD: Gracias Joy.


3 comentarios:

  1. Dejate balancear por su bella sonrisa.
    Entra dentro y sumergerte hasta llegar a la intimidad de su pueblo, conceta con sus habitantes y demustrales tu alegría.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guillem

    Gracias por este hermoso post. El mar, la naturaleza tienen esa absoluta comunión con la totalidad, su corazon late al ritmo del corazon de lo divino. Al conectar con el mar, tambien nuestro corazon se sintoniza con su latir!
    Gracias Guillen
    un abrazo y feliz fin de semana.
    Maribel

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí por tu apertura y receptividad.
    Gracias por tu compartir!

    Sabes que el mar me trajo a ti...

    ResponderEliminar