Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


21 jul. 2012

LA MEDITACIÓN


La mente común es repetitiva, no meditativa.

La mente siempre verbaliza y conceptualiza; al hacerlo nos aparta de la realidad y nos  envuelve en conceptos y palabras. Por eso, para meditar es necesario tener la mente controlada, no dispersa.


La meditación nos da paz al alma y nos hace comprender y distinguir lo verdadero de lo falso. Y en la medida en que la meditación se va haciendo normal en nuestra existencia, se va abriendo el camino de nuestra transformación.


Darío Lostado
(Mensajes Para Elevar La Conciencia)

3 comentarios:

  1. de qué forma tan sencilla lo dice Darío, breve y directo, me gusta mucho este post

    Gracias Guille

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ufff...que dificil es controlar la mente cuando su propia naturaleza es el movimiento... Personalmente me gusta más el concepto "Contemplación" al de "Meditacion", lleva a menos confusión...
    Creo más en el "Viveka" y el "Vichara" que en el poder de la meditación para poder conseguir paz y distinguir lo verdadero de lo falso tal como en este artículo expone Darío, aunque entiendo que en otros textos lo expone mucho mejor y que claro está, es probable que esté siguiendo un hilo diferente en su explicación y que el artículo no esté completo... Reconozco que es muy fácil poner pegas a cualquier escrito sin que la persona autora pueda tener un coloquio que seguro nos lleva al mismo punto...
    Un fuerte abrazo Guille...

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo Guille,
    acabo de picar en mi ordenador un artículo que quizás te pueda interesar colocar aquí, del libro "Esto Es Ello" de Jan Kerrsschot.., si te apetece te lo envío, este es mi mail: megaconfuso@gmail.com
    Saludos...

    ResponderEliminar