Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


6 ago. 2011

LOS PENSAMIENTOS





Como la nube que aparece en el cielo,
flota en este espacio vacío y vuelve
a desaparecer en su vacuidad;
así, los pensamientos aparecen como mente
en la extensa vastedad de la consciencia,
juegan en ella y desaparecen en ella.
Sin embargo la consciencia permanece inalterada


Mooji
(Palabras Surgidas Del Silencio)

5 comentarios:

  1. Gracias por la belleza que has seleccionado :-)

    La foto de la nube también es muy bella y mientras la miraba me ha venido la idea de que otro bello matiz de esta metáfora de la nube es el hecho de que aunque cualquier nube acaba disolviéndose, en realidad tal disolución no ha destruido nada. Simplemente cesa la apariencia (apariencia de nube) pero las "gotitas"(gas/agua) que la forman no mueren sino que fluyen: por ejemplo como gotitas de lluvia, etc.

    Y ahora al teclear esto me viene el recuerdo de aquella síntesis de Un Curso de Milagros:

    Nada real puede ser amenazado.
    Nada irreal existe.
    En esto radica la paz de Dios.

    :-)

    ResponderEliminar
  2. Toni, también se puede decir:

    Lo que es permanente es real y lo que es efímero es ilusorio...

    Gracias _/\_

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros.
    Gracias por estar ahí.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Gorka, se puede decir de muchas formas y eso me gusta, gracias por la nueva y bella pincelada que aportas, porque aunque se suele decir que la verdad es indescriptible en palabras (el TAO dicho no es el verdadero TAO), lo que sí hacen las palabras (potencialmente) es señalar hacia Eso, y hay muchas metáforas (palabras, imágenes, ideas) que nos sirven para señalar hacia la Verdad, aunque luego se diga que por mucha palabra o metáfora que se use, sólo quien está maduro (a quien le surge la Gracia) vislumbra el Mensaje, mientras que el ignorante se queda mirando al dedo que señala la luna jejeje

    Precisamente algo que me da placer es encontrar similitudes en textos diferentes. Por ejemplo disfruté mucho encontrando similitudes entre el Yoga Vasishta y Un Curso de Milagros. Aunque superficialmente puedan parecer textos muy diferentes (y por supuesto que cada uno tiene su sabor propio: "cada maestrillo tiene su librillo" jejeje)), lo esencial es común a ambos y a tantos otros textos que he tenido ocasión de leer. Y uno de los puntos que surge en todos (los diversos textos que he leído) es el tema que estamos comentando en este post.

    Gracias también (otra vez) a Guillem por el post, y por la oportunidad que nos das de compartir nuevas pinceladas sobre el tema en los comentarios.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar