Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


3 ago. 2010

VIVIR DE MANERA NO VOLITIVA


¿QUÉ ES EL VIVIR DE MANERA NO VOLITIVA?

El vivir de manera no volitiva es lo que ocurre cuando ha desaparecido la noción tonta y arrogante de que vivimos nuestras propias vidas, cuando por lo tanto todas las cosas a las que se ha de renunciar han sido soltadas, no una a una sino en bloque. Estrictamente hablando, por consiguiente, nunca puede haber un vivir de manera no volitiva en el mismo sentido de que cualquier no-acción deliberada también es un acto de hacer algo. La intención no es utilizar el término en el sentido de la acción directa de vivir de manera volitiva o no volitiva, sino, en cambio, en el sentido de aceptar que estamos siendo vividos como parte del funcionamiento del Todo. En efecto, la volición es meramente una expresión del concepto del "yo" que pretende interferir en el proceso causal, en la cadena de causa y efecto. El resultado es un sentido de satisfacción si el efecto es aceptable y de desdicha si el efecto es inaceptable. Demás está decir que la aceptabilidad o no de cualquier acontecimiento no tiene una base real y firme en sí misma. Varía de momento a momento de acuerdo con las circunstancias.

El vivir de manera no volitiva, en otras palabras, significa el vivir de manera directa, espontánea. Es vivir sin traer innecesariamente al proceso de causa y efecto un sentido de voluntad personal o intención. Este vivir directo y espontáneo no puede ser el resultado de los esfuerzos personales de ningún "yo" ficticio e ilusorio. Sólo puede ser el resultado de una comprensión repentina y profunda que surge de la desidentificación con una entidad falsa. En efecto, este vivir de manera espontánea y directa es la expresión misma de la comprensión en la vida cotidiana. Ese vivir espontáneo, como dijera Alan Watts, no se trata de "la virtud en el sentido de la rectitud moral, a la cual el ser iluminado es bastante indiferente, sino que se convierte esencialmente en el dharma de ese ser, sin dirección consciente, como el florecimiento de las plantas, la formación de los ojos y las orejas, la circulación de la sangre y la disposición en forma de red de los nervios, es más como el crecimiento del feto dentro del vientre"


Ramesh S. Balsekar
(Un Dueto De Uno)


No hay comentarios:

Publicar un comentario