Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


28 ago. 2010

EL AMOR


Confinar el amor a lo que queda dentro de las fronteras no es amar. Confinar el amor es poseer y poseer es destruir. Así es como, en nombre del amor, destruimos a los demás y dejamos insatisfecho nuestro corazón.

Poseemos a los demás porque tememos perderlos, pero en realidad no hay otros, sino meras imágenes a las que nos aferramos. Pero el amor es la muerte de la imagen y, con ella, tu muerte y también la mía.

Tú y yo nos disolvemos el uno en el otro y nos convertimos en lo que ya somos, es decir, todo.Sólo entonces vemos realmente a quien está frente a nosotros. Sólo entonces realmente te veo.

Amar de forma completa e incondicional es amar más allá de toda noción de correcto o equivocado, de bien o de mal, de esto o de aquello y de ti o de mí. Amar de verdad es amar sin restricciones, sin limitación temporal y, en última instancia, sin miedo.

Amar plenamente es morir.



Quizá entonces, en el amor, Dios me verá con sus ojos y todo desaparecerá. Entonces sus ojos serán los míos, su boca será la mía, y el cuerpo se disolverá en el espacio inmenso y abierto que nos engloba a todos. Sin ojos, sin orejas, sin lengua, sin nariz y sin garganta. Nada. Finalmente nada.

Quizás entonces nos atrevamos a llamarlo "amor".


Jeff Foster
(Más Allá Del Despertar)

6 comentarios:

  1. Buen dia hombre

    ¿Te a sucedido de pronto que preguntas algo y las respuesta encuentra la forma de encontrarte?

    Te lo comento por que hoy me llagaste con esta respuesta, quiza, seguramente.. no tenias idea que de pronto iluminas el dia de alguien, ajeno, lejano, invisible..

    ¿No es esto maravilloso?
    un abrazo

    siempre es rico leerte, seguire paseando por tus letras

    ResponderEliminar
  2. Querida eterea!!!
    No sabes cuanto me alegra saber de ti. Desapareciste de golpe, ¿Estás Bien?. Encantado de que te sirvan estas palabras, en el blog. Esto es lo que pasa cuando un@ está atento a las señales que manda la Vida. Cuando uno vive intuitivamente.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Guillem, el amor es la muerte de la imagen, de la separación. Krishnamurti lo explicaba diciendo que era de una belleza inexplicable, el morir mientras estamos vivos y ese era el verdadero amor. Y también la forma de trascender el miedo implícito a la muerte de la individualidad.
    Este maestro lo explica maravillosamente también.
    Más allá del nombre tan trillado y mal comprendido, amar es morir-naciendo, dejando de ser nosotros para ser-amor absolutamente, y sólo siéndolo podemos comprenderlo.

    Namasté Guillem!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ganapati.

    Gracias por tus bellas palabras y por el hermoso comentario del gran maestro Krishnamurti.

    Felicitaciones por tu espacio, que también visito.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ...."el amor es la muerte de la imagen...también la tuya y la mía"...me lo llevo, me acerca a la intuición del amor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un fuerte abrazo, Delia.

    Encantado con tu visita.

    ResponderEliminar