Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


29 ene. 2010

LA VIDA ES UN JUEGO


Esto es lo único que existe, aunque nos pasemos la vida buscando algo más, de mil y una formas distintas.


Y esto, ¿qué es?

Visiones del presente, sonidos del presente, olores del presente, pensamientos del presente... Recuerdos del pasado desde el presente, ideas en el presente de lo que pueda traer el futuro... Deseo presente de una solución definitiva a los problemas, de placer permanente, de felicidad permanente... Ideas en el presente de mí mismo, de mis logros y mis fracasos, de lo difícil que ha sido mi vida y de todos mis problemas... Respiración en el presente, el corazón que late en el presente, facturas de gas amontonadas en la mesa de la cocina en el presente, el maullido del gato en el presente, los gritos de los niños en la calle en el presente, dolor en el pecho en el presente, anhelo en el presente por algo más que esto, sensación de frustración en el presente por no acabar de conseguirlo, deseo en el presente de liberarme de todo esto definitivamente...

Fíjate en cómo juegan los niños: para ellos -o al menos ésa es la sensación que da-, la vida es un juego, un gigantesco parque infantil en el que todo es fascinante, y no dan la impresión de desear escaparse de la vida y de todos sus problemas, de ascender a alguna dimensión superior o más espiritual. Sin embargo, al parecer, los adultos nos pasamos mucho tiempo intentando escabullirnos del juego de la vida y de todo el sufrimiento que entraña, inevitablemente, el hecho de ser una "persona del mundo". Las formas de evasión más habituales, son la bebida, las drogas, el sexo, el dinero y la meditación.

Como es obvio,gran parte de la espiritualidad tanto tradicional como contemporánea se dedica en gran medida a satisfacer ese mismo deseo. No obstante, lo que se consigue al tratar de saciar dicho deseo es reforzar la idea de que, efectivamente y para empezar, existe un individuo que desea evitar el sufrimiento.

Se sugiere la posibilidad de que quizás lo único que exista sea la apariencia de la vida en el momento presente, sin un individuo en su núcleo que no consigue evadirse por mucho que quiera. En efecto, el individuo es una simple apariencia más en el juego, no es algo que necesite ser aceptado o rechazado, ni trascendidos o negado, sino algo que aparece junto con todas las demás visiones, sonidos, olores, pensamientos y sentimientos.

Este mensaje es muy sencillo, muy evidente. El individuo -el buscador, el sufridor, el fabricante de candelabros- sencillamente aparece como un personaje más en el teatro de la vida y, con él, puede que surja el deseo de evadirse de la vida, lo cual no es más que otra simple apariencia, otro personaje más de la narración.

Y todo esto es perfecto, sin necesidad de que nadie lo acepte o lo rechace, lo trascienda o lo niegue. No hay ningún inconveniente en sufrir, no hay ningún inconveniente en buscar algún tipo de iluminación o liberación espiritual precisamente porque, para empezar, el individuo no existe. "Una persona como núcleo de todo" sólo es otra apariencia, otra creencia, otro papel del guión.

Pero no me malinterpretes: no estoy diciendo que debamos desentendernos de nuestras creencias. No hay ningún inconveniente en tener creencias porque, además, la necesidad de destruirlas o trascenderlas sería, simplemente una creencia más. Por esta razón, lo que digo, no aportará al individuo -es decir, a tí- ninguna creencia nueva ni tampoco intentará destruir ninguna de las creencias que tenga en la actualidad. Para que exista la liberación, no hace falta negar ni rechazar nada porque, en este preciso momento, al tiempo que la vida continúa, la liberación ya existe desde siempre y todo lo que hagamos para alcanzarla es sencillamente una insensatez aunque, eso sí, una insensatez perfectamente aceptable.

Ahora mismo no hay nadie aquí que dirija este espectáculo, ahora mismo no hay nadie aquí que sufra, ahora mismo no hay aquí nadie que anhele liberarse. Lo único que existe es la apariencia de todo eso en el presente. Simplemente esto, nada más. ¿Es tan sencillo, es tan evidente!

El corazón late, pero no eres tú el que lo hace latir. La respiración sucede por sí sola y no eres tú el que la causa. Se oyen sonidos en la habitación, pero no eres tú quien los produce. Se sienten dolores, pero no eres tú quien los causa.

La alegría surge sin que tú lo puedas evitar.

El sol sale y se pone; las flores brotan, se marchitan y mueren; pero tú no estás a cargo de todo este mundo onírico. El juego de los opuestos se representa por sí solo y hay un silencio indetectable que lo abarca todo continuamente y que permite que todo surja exactamente tal y como es.

La totalidad del mundo brota en este espacio vacío, en esta inmensidad sumamente desprovista de toda individualidad y solidez, pero que abraza la individualidad y la solidez como una madre abraza a su recién nacido.

El secreto está ahí, en el latido de tu corazón, en tu respiración, en las visiones, en los sonidos y en los olores que se manifiestan justo donde estás, ahora mismo.

El secreto está aquí. ¿Lo ves?

Además, parar liberarse no hace falta ni reconocer nada lo dicho hasta el momento ni comprenderlo intelectualmente, a diferencia de lo que nos suelen decir los maestros espirituales. No es necesario comprender ninguna de estas palabras. No hay nada que "recibir", nada que trascender, nada que alcanzar. No comprenderlo, no "cogerlo", no lograrlo no son más que apariencias en el juego de la vida ni mejores ni peores que lo contrario. Y todos los pares de contrarios quedan resueltos en esto.

Más allá de las creencias o de la usencia de éstas, más allá de todo lo que puedan afirmar las palabras, más allá de todo lo trascendente, siempre existe esto, ahora y siempre.

Jeff Foster (LaVida Sin Centro)

9 comentarios:

  1. Hola Gullem.
    Gracias por este estupendo texto.
    Es curioso, mi experiencia de despertar, o de perplejidad, quizas, es algo muy parecido a lo que describen personas como Jeff, B. Katie..
    Es algo asi como esto es todo lo que hay, y a la vez, como si no lo hubiera visto nunca. Todo eso sin nada personal, es decir, con persona tambien, pero liviano, algo que tambien surge y tambien se va, mientras esto es todo.
    COMPLETAMENTE vulgar, comun, y a la vez, sublime e indefinible.
    Gracias por tu instinto con los textos.
    (del diseño humano ya sabia, excelente herramienta, si).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola ,querido César.
    Gracias a ti, por estar ahí.
    Déjame que te diga, querido amigo, que te entiendo perfectamente. Quizá, por eso, la Vida ha querido que escribiese este nuevo post. Te aseguro que no es instinto, sino que me dejo llevar absolutamente. Igual que si fuera un instrumento. Como habrás podido comprobar, siempre hablo por boca de otros (es mi estilo) de momento no se hacerlo de otro modo. Pero así es y es lo adecuado (y que conste que no es resignación, ni mucho menos...).
    La cuestión, es que la Vida, después de estos pequeños días convulsos, ha creído oportuno que este fuera el siguiente post ( ni má ni meno).
    Me ha parecido que el post sobre Diseño Humano ha pasado bastante desapercibido (tal vez sí, y es una lástima, porque es una gran herramienta) pero seguro que también era lo adecuado.
    Disculpas pués, sino me he expresado antes, pero lo oportuno era esperar...(sabia que lo entenderías)
    Un fuerte abrazo... y no olvides que nunca estás sólo.

    ResponderEliminar
  3. También yo conocí el Diseño hace años. Me gustó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo entiendo Guillem, y sigo sintiendo que eres una de las almas mas cándidas de por aqui. Y no te preocupes, se que no estoy solo, no creo que vuelva a "creer" que lo estoy... ya te diré por que. Y si lo vuelvo a creer, seras el primero en enterarte.
    Un abrazo mi hermano.

    ResponderEliminar
  5. Muy frondoso y florido de descripciones como para que sea entendido.
    Me alegra porder llegar aquí y aplacar mi sed de "entender" esta existencia.
    Gracias amigo.
    Un post elocuente!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillen... Gracias por esta entrada...llegar a enteder lo simple de "esto" no deja de ser lo complicado y justamente allí es donde nos enredamos en la busqueda, nos embarga la añoranza, Quién soy realmente versus Quién no soy, esa es la historia...todavía nuestros ojos estan cubiertos de muchos velos que no nos dejan ver la realidad...aunque la tengamos justo en frente de nuestras narices...

    Saludos...

    ResponderEliminar
  7. Hola Maribel
    Todos sabemos, en nuestro interior, que esos velos son totalmente ficticios. La mente los coloca delante de nuestros ojos porque le da miedo que todo sea tan absolutamente sencillo.
    Gracias por comentar y saludos a todos.
    Guillem

    ResponderEliminar
  8. No estoy de acuerdo en que la bebida sea una forma de evadirse, más bien creo que es otra faceta del juego; tampoco el sexo me parece que sea una técnica de evasión sino de manifestación, al igual que la meditación que te hace viajar, volar o estar. Y si, el Sol sale y se pone, pero sin mi foco de consciencia no saldría ni se pondría; y si me preguntas qué es mi foco de consciencia, respondería que es el mismo foco que el tuyo, y también el mismo foco de los demás (todas las criaturas) pero enriquecido con mis características sentimentales y emotivas, las cuales han sido creadas por la Vida para el enriquecimiento de lo que "Es".Cada criatura aporta sus cualidades a la Vida; nada es casual ni simple, sino que todo es causal y Sagrado.
    La Vida está en el ahora, pero está perfectamente organizada y sentida por todas las criaturas conscientes. Cada una aporta su visión y percepción particular, lo que otorga al conjunto una gran riqueza de matiz. El Uno se manifiesta como un gran fractal infinito, ahora.
    Saludos Cordiales

    ResponderEliminar
  9. Hola AMARANTA.
    No debemos olvidar que todo, absolutamente todo, forma parte del Gran Juego. Por lo tanto querer evadirse también forma parte del juego. Todo, absolutamente todo, es manifestación de ese Gran Juego. Pero, desgraciadamente y demasiado a menudo, lo le ponemos conciencia.
    La Vida es ahora y siempre es perfecta. Pero no siempre se tiene conciencia de ello.
    Gracias AMARANTA por comentar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar