Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


31 ene. 2010

LA TRISTEZA

¿Estás triste?, ¿estás deprimid@ por algún motivo?


Tanto tu tristeza como el motivo que la provoca es irreal, no tienen fuerza en sí mismos.

Por tanto no te inquietes ni intentes consolarte con ideas optimistas o reconfortantes. Mira tu tristeza, mira tu depresión y date cuenta que es una simple nube oscura que atraviesa el cielo de tu alma. Podrá ser más o menos duradera, pero pasará. Tú eres el sol detrás de la nube.

No disimules ni te ocultes tu tristeza. Reconócela y acéptala, pero date cuenta que es pasajera y detrás de ella está la luz y la paz.

Cualquier problema humano contemplado como lo que es, como un sueño transitorio y efímero, pierde toda su carga de dolor y sufrimiento.


Darío Lostado (Mensajes de Verdad)

6 comentarios:

  1. Hola amigo.

    Hermoso y esperanzador post...

    Hoy me viene bien leerlo y asi lo siento ...como lo expresas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guillem,
    un buen recordatorio, de esos de imprimir y ponerlo bien a la vista porque, al menos a mí, se me olvida con frecuencia.
    Gracias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. "Tu eres el sol tras la nube" , a mi también me viene muy bien leerlo y recordarlo.
    Gracias Guillem.
    Namasté

    ResponderEliminar
  4. Hola Guillem
    Tu entrada es como un bálsamo, gracias!!!! me recordó una frase de Paulo Coelho "No estas deprimido, estas distraido".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos vosotros por estar ahí.
    Y gracias a la Vida, porque en el fondo es ella quien escribe los posts y los cuelga en los momentos mas oportunos.
    Namasté.

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillem, es muy bueno e importante no olvidarnos y además recordar/lo para nosotros y para los otros ya que a veces tapamos el sol con la yema de nuestro dedo índice.
    Saludos y Gracias!!!

    ResponderEliminar