Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


16 ene. 2010

EVOLUCIÓN ESPIRITUAL = PROCESO IMPERSONAL

Las distintas reacciones al mismo pronunciamiento de la Verdad conforman, en sí misma, el constante transcurrir de la evolución espiritual dentro del funcionamiento impersonal de la Totalidad. Los seres humanos individuales son simplemente los instrumentos a través de los cuales está ocurriendo esta evolución. Y esta evolución comienza cuando la Consciencia se identifica a sí misma como entidad separada al identificarse con cada individuo. La identificación prosigue a través de varias vidas, buscando el placer por medio de los objetos de los sentidos. Entonces, repentinamente, aparece en un organismo cuerpo-mente en particular el sentido de imparcialidad, la no-pasión por los objetos de los sentidos, y comienza el proceso de des-identificación, de búsqueda, que continúa durante varias vidas. Finalmente el proceso concluye en la desidentificación total con el organismo cuerpo-mente como entidad separada. La iluminación ocurre como un suceso impersonal dentro de la Consciencia, a través del instrumento conformado por un organismo cuerpo-mente en particular que ha sido concebido y creado como un organismo lo suficientemente evolucionado como para ser capaz de recibir la apercepción repentina. Es necesario comprender dos aspectos importantes de esta evolución espiritual:

a) La evolución es un proceso impersonal dentro del funcionamiento del Todo y, por consiguiente

b) ninguna entidad individual puede estarse preocupando por ser un hacedor independiente para lograr la iluminación.

La iluminación repentina sí produce cierto cambio en la perspectiva del organismo cuerpo-mente "individual", particularmente en el período entre lo que un sabio taoísta denomina la "iluminación y la "liberación". Incluso después de que ocurre la iluminación el individuo debe forzosamente continuar funcionando, durante el resto de su vida, como un organismo cuerpo-mente separado. Por supuesto que no puede haber una regla absoluta con respecto a los cambios que ocasionará el hecho de que la iluminación haya ocurrido. Por lo general, el individuo en cuestión continuará viviendo como vivía antes, pero no es totalmente improbable que su gusto por el placer sufra una sutil transformación. Puede que la gente halle que este individuo ya no es tan "buena compañía" como solía ser. Puede que él ahora disfrute más de su soledad. Este tipo de cambios están destinados a suceder ya que, aunque la identidad con el cuerpo individual debe continuar necesariamente para que el cuerpo cumpla sus funciones en la vida, el sentido de ser el hacedor, el sentido de ser una entidad separada está ausente. En otras palabras, aunque el individuo continúa viviendo su vida más o menos como antes, ya no se involucra personalmente con nada de lo que pasa. Sea lo que sea que pase puede que tenga una reacción inmediata, pero es totalmente superficial, como una suave ola en la superficie de un lago. Sea lo que sea que pase será presenciado, sin ningún sentimiento personal de participación o de estarse involucrando.

Ramesh S. Balsekar (Un Dueto de Uno)

NOTA: Quiero dar las gracias públicamente a Juan Carlos Acosta Redón por ofrecer a este blog sus estupendos Fractales. Podéis contemplar su obra en: http://fractalpolis.blogspot.com/

5 comentarios:

  1. Estimado amigo, agradezco tus textos que son una inspiración para la autoconciencia y reflexión (ya he comprado el texto del Ashtavaktra gita) y esta nota pública que también te agradezco.
    Nobleza nos obliga.
    Atte y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Guillem, he leido éste artículo ahora por la tarde y, con emoción, ya que la descripción de Ramesh es lo que ha comenzado a sucederme hace algunas semanas atrás, desde que un amigo/maestro,que me ha re-orientado con mis lecturas reflexivas, me sugirió la Advaita y a Sri Nisargadatta dado "mi personalidad"; de ese modo me describió éste amigo.
    Desde que comencé con estas lecturas ocurrió que he comenzado a vivenciar la descripción que tú has colgado en tu esclarecedor espacio.
    Que importante acontecimiento y poder comprender lo que me sucede y no sentirme "un bicho raro" por lo que estoy transitando.
    Gracias nuevamente y saludos desde Argentina!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Guillem,
    Ramesh tuvo la virtud en su obra, entre otras muchas, de explicar con una lucidez sin igual ese "proceso impersonal de la liberación". Además, siguiendo su investigación, te llegas a dar cuenta de que no sólo ese proceso es impersonal, sino que hasta la propia identificación también es impersonal porque uno no se la fabrica a sí mismo. Es lo que acertadamente llamó la "hipnosis divina".
    Gracias por traernos su enseñanza.
    Voy a ver esos fractales, que me gustan esas cosillas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Guillem: Ramesh, tan claro!!

    Me encantan los fractales!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Guillem, hace muy poco que encontré por casualidad o no tu blog, y no se porque algunos te llegan mas o te atraen mas y este para mi me parece muy "iluminador". Este articulo me parece magnifico, por su sencillez y porque también me veo un poco reflejada en el, muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo y de tu corazón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar