Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


9 abr. 2013

EL PODER DE LA INTENCIÓN


Aristóteles dijo que «Somos lo que hacemos cada día, de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito». Tu nivel de consciencia tiene el potencial de crecer cada día a grandes pasos si tú te comprometes a trabajar contigo mismo. Mi abuelo me ha dicho muchas veces: «Yo no soy un hombre inteligente, soy un hombre constante. Y la paciencia, la constancia y la perseverancia son tres grandes virtudes».

Alimentar cada día una visión contribuye a hacerla auténtica, certera y veraz. Recuerda que el pensamiento y la palabra son creadores. Todo lo que piensas y lo que dices tiene un impacto en tu vida y en el mundo que te rodea. La intención es una fuerza, es el combustible que convierte en realidad tus sueños y que encierra todo el poder de materialización dentro de sí.


Cuanto más claramente visualices tu propósito y cuanto más lo nutras de amor, entusiasmo y pasión, mayor será tu contribución a la realización del mismo,l mayor tu sintonia con el poder creativo del universo. Deepak Chopra dice: «Una vez que sepas que deseas materializar, pon tu intención en tu corazón y escucha tu alma».


María García
(El Despertar Del Sol)

1 comentario:

  1. Lo intentaremos :-) Muchísimas gracias, magnífico post.

    Abrazo de luz.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar