Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


23 nov. 2011

¿SIGUE LA ILUMINACIÓN ALGÚN PATRÓN?


· Una persona de la que he oído que está iluminada dijo que había pasado un período en el que simplemente se había relajado y había disfrutado de la vida, lo que fue seguido por otro período de sentir mucho miedo. Recuerdo que hace algún tiempo dijiste que habías pasado por ciertas alteraciones emocionales justo antes de que se produjera el evento impersonal del Despertar. ¿Sentiste miedo? ¿Puedes hablar de eso?


Bien, prefiero no hacer hincapié en el "evento" porque no viene al caso... Es una historia que coincide con la de la persona que menciones, pero la mía no tiene nada de instructiva.


· Simplemente me preguntaba si hay algún patrón.


Por eso he dicho que no hay nada instructivo en la historia. No vas a establecer una relación causa-efecto entre los distintos elementos. El evento del Despertar es un acontecimiento impersonal. Ocurre a través de un mecanismo cuerpo-mente, puede suceder de cualquier manera, y probablemente hay tantas historias como mecanismos cuerpo-mente en los que ha ocurrido. Pero siempre existe el impulso de enfocarse en la experiencia con secreta esperanza: "Bien, si podemos identificar qué es lo que causó el despertar, dedicándonos diligentemente a duplicar ese hecho, podemos conseguir lo que queremos".


· No es eso...


Es exactamente eso.




· Simplemente me preguntaba si el hecho de haber experimentado ese torbellino emocional pudiera haber actuado como precursor...


Y lo que yo te digo es que eso no es la causa.


· ¿No lo es? ¿Es diferente en cada caso?


Si


· De acuerdo.
Si la Iluminación es una Gracia, ¿para qué habríamos de buscar? ¿Por qué no renunciar simplemente a la búsqueda?


¿Trata de renunciar a ello! (Risas) Tú no pediste convertirte en buscador. La búsqueda comenzó. De modo que no puedes renunciar a ella. ¿Tú no la empezaste, de modo que no puedes renunciar a ella! Es como tener una relación sexual con un gorila de trescientos kilos...: no puedes darlo por acabado mientras el gorila no la da por acabado. (Risas)




Wayne Liquorman
(Aceptación De Lo Que Es)

6 comentarios:

  1. Jejejejejeee, muy bueno!!!

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Tú no pediste convertirte en Buscador...me encanta.

    Lo del gorila es buenísimo jaja
    Gracias Guillem!!!

    ResponderEliminar
  3. Esplendoroso Guillén!!!
    Muchas gracias por recoger para nosotros estos bellos fragmentos...
    Un fuerte abrazo...

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo puede estar seguro de que no hay causa-efecto entre una situación concreta e iluminación? ¿acaso la iluminación lo hace infalibre a este hombre? Se me hace difícil de creer (tanto lo uno como lo otro)

    Y si fuera así, ¿a qué vendría tanto incapié en la calma, la meditación, la autoindagación, el presente, la compasión? etc...

    Todo vendría a ser: vive tu vida como quieras (que es realmente come te toca) y si tienes suerte, si eres uno de esos pocos elegidos, ya te llegará... Pero no hay nada que debas hacer al respecto.

    Toda filosofía o religión sobraría ¿no?

    Pero entonces veríamos gente iluminada de toda clase, incluidos asesinos y políticos súbitamente cambiados :)

    No sé, no me parece demasiado coherente y la realidad lo desmiente.

    ResponderEliminar
  5. Por desgracia(o no)la gente "iluminada" no abunda. Pero cada vez más se ancla en mí ese vivir la vida, esa vida que realmente me toca, sin hacer nada más al respecto.
    Sin confundir la resignación con el contentamiento.

    Saludos a todos y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  6. A mi últimamente siempre me viene a la cabeza el paralelismo de la iluminación con el enamorarse.

    Hay diferencias importantes como que el enamoramiento raramente es súbito y permanente, pero hay otros paralelismos interesantes:

    - La imposibilidad de describirlo de una forma que loentienda alguien que no ha estado nunca enamorado.
    - Lo irracional del estado, ningún razonamiento lo apoya...
    - La imposibilidad de forzar su aparición
    - La dificultad de encontrar las razones de su aparición ¿por que me enamoro de esa persona?
    - La imposibilidad de enamorarse si cierras tu corazón...
    - El cambio interno que provoca (la vida es bella)
    etc...

    Siguiendo con la metáfora, pienso que la iluminación no puede forzarse pero eso no significa que no siga ningún patrón. Está claro que es más fácil que te enamores si eres sensible y idealista (enamoradizos los llaman) que si no lo eres...

    Ahora habría, igual que definimos enamoradizos, ser capaces de definir como son los "iluminadizos". :) :)

    Salut Guillem!!!

    ResponderEliminar