Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


14 nov. 2011

LOS PENSAMIENTOS


· ¿Podemos hablar de la memoria? Los pensamientos surgen una y otra vez, y parecen no interrumpirse nunca... por ejemplo: "Voy a ir a casa a preparar la cena para mi familia". Dan la sensación de ser un derivado de la memoria.

Los pensamientos de la "memoria" surgen en el presente y su contenido constituye el cuento de "mi" familia.

· Entonces, ¿en el presente no existe la familia a menos que estén los miembros físicamente presentes?

En el presente existe todo lo que aparece en el presente: lo que es. Todo lo demás es relato.

· De acuerdo. Por tanto, cuando la familia está físicamente presente, ¿por qué las imágenes de esas personas me resultan familiares mientras que otras imágenes -de personas extrañas, pongamos por caso- no? No consigo quitarme la idea de que la gente, los personajes que aparecen una y otra vez en nuestro relato, tienen una continuidad aparente.

Las imágenes de los familiares, cuando aparecen, conllevan un sensación de familiaridad, un "recuerdo" simultáneo de la vida que "yo" he pasado con "mi" familia. No hay continuidad: sólo hay un presente. Toda esa historia de "mi" familia surge en el presente en forma de relato.

· Lo que me cuesta entender en ese ejemplo es que... de acuerdo, todo esto es aparente y los pensamientos y las sensaciones simplemente nos hacen creer que la vida es así. Pero ¿qué sucede con la otra persona? ¿Cómo es que ella sincroniza sus sentimientos para sentir exactamente lo mismo; por ejemplo: "¡Qué alegría verte!" o "¡Qué horror! ¡Otra vez esta pesada!"? Su experiencia no es distinta de la nuestra.

No es que haya una serie de personajes individuales que estén sincronizados: todo es una totalidad plena de por sí... la Unidad. Lo que surge dentro y en forma de unidad es una separación aparente. En este momento presente, lo que aparece son todas estas imágenes -los pensamientos, las sensaciones, etc.-, que dan la sensación de aparecer para validarse mutuamente dentro de la película. Ése es el pasatiempo cósmico.

· ¡Pues, entonces, es que a Dios se le da muy bien hacerse el listo!

No hay ningún Dios aparte de esto que aparece en el presente. "Dios" no está por ahí, entre bambalinas, organizándolo todo sino que está aquí, en el presente, apareciendo en forma de todo esto.

· Sin embargo, en el guión, parece que haya una sincronía, ¿no?

Sí, lo parece.

· Lo que quiero decir es que la otra persona también piensa lo mismo. Por tanto, hay dos personas que piensan: "¡Qué ilusión volverte a ver después de veinte años!". ¿Cómo es posible que las dos personas tengan el mismo pensamiento?

En referencia a la analogía del cuerpo humano, al igual que en el cuerpo humano, todo está sincronizado y surge simultáneamente. Desde el punto de vista de cada una de las células o desde el punto de vista de los personajes individuales, lo que existe es esta película en la que parece haber "otros" personajes distintos de nosotros mismos. Al igual que en una película, un personaje aparece por la izquierda y otro por la derecha, pero ambos aparecen en una única película. Quizás el sincronismo de la película resulte desconcertante desde el punto de vista de la identificación con el personaje pero, en realidad, lo único que existe es una sincronización total.



Nathan Gill
(Ya Estás Despierto)

6 comentarios:

  1. Entiendo lo que se dice pero me parece rebuscado.

    Se crea todo un andamiaje para explicar que a pesar de no existir la realidad externa todo es coherente para todos. ¿No es más sencillo admitir que la realidad externa existe? ¿qué ese familiar lejano siguió su vida aunque yo no la perciba y luego nos reencontramos?

    Comulgo en muchos aspectos con la doctrina Advaita, pero no veo la negación de la realidad externa por ningún sitio. Admito que aplicado un razonamiento estricto esta realidad pasada, o no presente ante mi en un momento determinado es indemostrable, pero eso tampoco demuestra su no existencia.

    Más bien, faltos de argumentos, dada su coherencia percibida siempre por nuestros sentidos, la lógica apuesta por la existencia de la realidad y no por lo contrario.

    ¿Qué argumento se puede dar en contra de la realidad aparte de que "no es demostrable que existe"? Porque ese argumento no demuestra su inexistencia... ¿no?

    Gracias de nuevo por seguir poniendo estos textos :)

    ResponderEliminar
  2. No te creas; a mí me sucede algo parecido. Siendo tan mental como soy, también encuentro a faltar pruebas o en su defecto más y mejores argumentos.

    Aunque aquí no lo menciona, creo que Nathan se refiere, de alguna manera, a lo que los maestros advaita nos repiten hasta la saciedad: Lo que tiene límites no existe; lo que es finito no existe. Por consiguiente: Todo lo que conocemos es Maya; lo único que existe es Conciencia.

    Ahora bien... ¿pruebas?: ¿...?

    Siento no poder dar más luz al respecto.

    Gracias por seguir leyendo

    ResponderEliminar
  3. Tu honestidad te honra :)

    Pero tampoco entiendo la frase "lo que tiene límites no existe" ¿por qué es eso?

    Puedo entender que el mundo que percibimos lo construimos nosotros: si tenemos miedo, el mundo está lleno de amenazas, por ejemplo.

    Entiendo que ponemos con nuestra mente una capa absolutamente subjetiva sobre la realidad, y eso es Maya para mi.

    Pero por ahora no soy capaz de ir más allá... :(

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón cambio la frase por la de "lo que puede cambiar no existe". Y así se llega a la conclusión que lo único que no cambia, es decir, lo único que es eterno, es la Conciencia.

    Entiendo tu desconcierto y frustración, pues a mí me pasaba tres cuartos de lo mismo. Un día mi maestro advaití me explicó que hay dos caminos para llegar a la verdad; uno es a través del conocimiento y el otro a través de la fe. Pero que inevitablemente al final estos dos caminos se cruzan.No hay conocimiento sin fe y no hay fe sin conocimiento.

    A veces se llega a puntos en que el conocimiento no da más de sí y debe dejar paso a la fe.

    Sinceramente, en estos momentos, me encuentro en un punto en que creo que la búsqueda se está convirtiendo en un obstáculo. Estoy llegando a la conclusión de que es mejor dejar de buscar y dedicarme más a vivir.¿De qué sirve tanta búsqueda si me ocupa toda mi vida?. Esa única vida que estoy "malgastando" en aras de una busqueda que, tal vez y sin darme cuanta ya ha llegado a su fin (¿?)

    Recibe un sincero abrazo.

    Salut!!

    ResponderEliminar
  5. Es complicado realmente, yo por ahora sigo en una fase en que todo lo que hago por la búsqueda veo que me permite mejorar la forma en que vivo. Por tanto no hay aspectos contradictorios, si bien dedico alguna horilla al dia a la meditación formal el resto lo vivo, aunque intente mantener una actitud concreta durante todo ese otro tiempo.

    Intento vivir al máximo y creo que el propio camino me hace vivir más de cerca la realidad.

    Intento que la búsqueda y la vida no se coman tiempo la una a la otra sino que sean complementarias...

    Pero claro, yo estoy quizá en una fase muy inicial del camino. Si es que hay fases...

    ¡Ánimos!

    ResponderEliminar