Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


2 dic. 2009

¿QUÉ ES LA CONCIENCIA?


Conciencia es un término con el que tengo muchos problemas, y siempre los he tenido. Lo veo como la capacidad de estar alerta, pero, aun así, la expresión no me parece exacta. Es un término elusivo.


¡Ciertamente, la conciencia es elusiva!

No sé como expresarlo, pero creo que pienso en ella como un estado de "alerta", en el sentido general del término.

En estas enseñanzas, el término Conciencia suele usarse con "C" mayúscula para indicar que es sinónimo de términos como Dios, Fuente, Totalidad, Unidad, Tao, etc. Es aquello que es la fuente y sustancia de todo lo físico, de todo fenómeno que forma parte de esta manifestación. Vino de alguna parte, y tal como la araña teje su tela a partir de sí misma, la Conciencia teje esta manifestación fenoménica de sí misma. Ahora bien, el aspecto en que esta analogía concreta pierde validez radica en que la tela de la Conciencia no es en ningún momento ni lugar independiente de la propia Conciencia. La manifestación (todo esto, todos nosotros, todas las cosas) no está desconectada de esa fuente original. De modo que la Conciencia es tanto el animus como el corpus, la sustancia y lo que la anima.

De acuerdo. Mi problema es: Entonces ¿qué está detrás de eso?

Claro. Es una pregunta absolutamente legítima. Porque cuando objetivamos la Conciencia, convirtiéndola en una cosa, el siguiente paso lógico es "De acuerdo, ¿en qué campo existe esa cosa?"; pero estamos limitados por el lenguaje, y el lenguaje, por su propia estructura, expresa una relación sujeto-objeto. Cada frase tiene un sujeto y habla de un objeto. Cuando pensamos en algo, cuando pronunciamos la primera palabra sobre algo, lo objetivamos. Cuando Lao
Tse escribió el
Tao Te Ching, su primera línea fue: "El Tao que puede nombrarse no es el verdadero Tao".
En cuanto hablas de él, en cuanto tienes un concepto mental (no tienes que articularlo), en cuanto la imagen se forma en tu mente, eso ha quedado objetivado. De modo que en cuanto empezamos a hablar de ello, deja de ser Ello. Todos estos conceptos no son Ello. Simplemente son indicadores, y es de esperar que apunten de manera general en el dirección de Ello. La frase que sirve de piedra angular es: "Todo lo que hay es Conciencia". Pero ni siquiera esta frase acierta completamente.

WAYNE LIQUORMAN (Aceptación de lo que ES)


3 comentarios:

  1. Hola Guillem.

    Suelo diferenciar entre Conciencia que significa, conocimiento compartido y se refiere generalmente al saber de sí mismo Y Consciencia, significa, literalmente, "con conocimiento" el segundo termino para mi significa que se es consciente. Bueno todo es pura semántica, Interesante comentario de Liquorman, muy en su línea.

    Una abraçada.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guillem: Sí es sólo una palabra pero apunta a lo todo lo que Es/Somos. (De alguna manera le tenemos que llamar!) :)
    Namasté

    ResponderEliminar
  3. Bona tarda GUILLEM

    Gracias por esta entrada, en la que se expresa un punto esencial de la enseñanza, el nombre de lo innombrable.
    Recuerdo un cuadro de MAGRITTE, en el que aparece dibujada una pipa [http://patry33.files.wordpress.com/2009/10/la-trahison-des-images-de-rene-magritte.jpg] con una leyenda debajo que dice: CECI N´EST PAS UNA PIPE, algo muy similar a lo que expone WAYNE L., si hacemos un concepto de la COSCIENCIA, sí lo nombramos no es, o como dicen el ZÉN, está usted a años luz de ELLO.
    namasté

    ResponderEliminar