Para entender lo que sigue, el lector debe permitirse -ahora y en cada lectura posterior- alcanzar un estado mental adecuado. Se os pide -transitoriamente, por supuesto- que dejéis de lado todas vuestras opiniones filosóficas, religiosas y políticas, y que seáis casi como los niños, que no saben nada. Nada, eso es, excepto que realmente oís, veis, sentís y oléis. Suponed que no estáis yendo a ningún lado salvo aquí, y que nunca hubo, hay ni habrá otro tiempo salvo el presente. Simplemente sed conscientes de lo que en realidad es, sin atribuirle nombres y sin juzgarlo, puesto que estáis palpando la realidad misma y no las opiniones sobre ella. No tiene sentido tratar de suprimir los borbotones de palabras e ideas que transitan por la mayoría de los cerebros adultos, de modo que si no se detienen, dejadlas seguir como quieran y escuchadlas como si fuera el sonido de tráfico o el cloqueo de las gallinas.

Dejad que vuestros oídos oigan lo que quieren oír, dejad que vuestros ojos vean lo que quieran ver; dejad que vuestra mente piense lo que quiera pensar; dejad a vuestros pulmones respirar a su propio ritmo. No esperéis ningún resultado especial, puesto que en este estado desprovisto de palabras e ideas, ¿dónde puede existir pasado o futuro, y dónde alguna noción de propósito? Deteneos, mirad y escuchad... y permaneced aquí un momento antes de proseguir la lectura. Alan Watts (El camino del Tao)


16 may. 2011

SOLO EXISTE AQUÍ Y AHORA


Pregunta: ¿Y qué pasa con los caminos espirituales? ¿No tenía acaso el Buda sus Nobles Verdades?

Para un individuo, puede resultar muy útil tener un "camino". Pero, en realidad, la idea de camino no hace sino perpetuar la ilusión del "yo". Todo camino es una mentira, porque implica un futuro, implica que hay algo más que esto. ¿Dónde está el futuro? ¡Ni siquiera tenemos garantizado otro día, ni siquiera otro instante!

Y eso es muy difícil de aceptar. Ahora mismo, por ejemplo, toda tu familia y todos tus seres queridos podrían estar muertos. Todo el mundo "exterior" podría haberse destruido y una guerra nuclear podría haber aniquilado todo el exterior de esta habitación. No tenemos nada garantizado. ¿Puede la mente aceptar esto? ¿No podría el "mundo exterior" ser una mera creencia?

[Silencio]

Pregunta: Parece que todos estamos pensando: "¡Ojalá no sea así!". [Risas]

Más allá de toda teoría, más allá de todos los libros que hayamos leído, más allá de todo conocimiento y de todo camino, más allá del pasado y del futuro, existe esto, lo que aparece ahora mismo. ¡Esto es algo que sucede ahora! Y el pasado -es decir la idea de "tú", de tu vida, de tu familia, de tus posesiones, de sus logros, etcétera- ha muerto y desaparecido. El pasado sólo emerge ahora como pensamiento. ¡Ésta es la única realidad! Ahora mismo, todos tus seres queridos podrían estar muertos, podrían haber sido asesinados. ¿Quién puede saberlo? ¿Cómo podrías saberlo ahora? ¡Ya ves el poco poder que tiene la mente! Resulta consolador pensar en la existencia de un mundo estable y cognoscible "fuera de aquí". Pero ésa no es más que una historia que ocurre ahora, y no hay nada más allá de esto. ¿Cómo podrías saberlo? Cualquier idea de "Algo más allá de esto" no es más que una historia que sucede aquí y ahora. Cualquier idea de un "mundo externo" es una historia que emerge aquí y ahora.

Pregunta: Pero ¿no nos han traído las rutinas pasadas del pensamiento hasta dónde ahora estamos?

No. Las cosas son exactamente al revés. Es ahora, siempre ha sido innegablemente ahora [da una palmada]. ¡Tú estás aquí y ahora! Y también emerge ahora la historia del personaje, la persona, el "yo" que está interesado en la no dualidad y que esta noche ha dirigido tus pasos hasta aquí. Pero ésa no es más que una historia que emerge en el presente. Y esa historia sucede ahora en esto; en la Unidad, en la vitalidad y en Dios. ¡Todas esas palabras apuntan sencillamente a esto [da una palmada]!






Pregunta: ¿Qué puedes decir de la emociones? ¿No nos afectan?

Tu pregunta implica de nuevo la separación entre "yo" y "mis emociones". Pero es el pensamiento el que crea esa separación. Cuando emerge la ira, eso es todo lo que hay. No existe "alguien airado" -ésa no es más que una creación del pensamiento-. El pensamiento se separa de la ira, crea el concepto de "ira", crea el "yo" enfadado, crea la historia de que "yo soy una persona airada que quiere desembarazarse de la ira" y, de ese modo, no hace sino perpetuar la ira.

Pero esto tampoco tiene que ver con "permitir" que todo suceda. ¿Quién podría permitirlo? Sería fácil para mí sentarme y deciros: "Permitid el momento presente", pero eso sólo implicaría más separación, más yo y más ego. ¡El momento presente es! ¡Nadie lo permite ni deja de permitirlo! No hay nadie que pueda hacerlo...

Pregunta: ¡Es tan difícil para una persona comprender!

¡Pero eso sólo es así porque la persona trata de comprender! De ese modo, no haremos sino dar vueltas y más vueltas en círculo. ¿Quién es el que quiere alcanzar la Unidad? ¿Quién es el que quiere fundirse con el momento presente? ¿Quién es el que quiere alcanzar la iluminación?

Pregunta: ¡Yo quisiera fundirme con una galleta de chocolate! [Risas]

Como en cierta ocasión dijo un maestro zen:
"Nada te queda por hacer en este momento más que reír"


Jeff Foster
(Más Allá Del Despertar)


3 comentarios:

  1. :) muy requetebueno! :)
    Gracias Guillem!

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién es el que quiere alcanzar la iluminación? ¿Y para qué?

    Una palmada!!!!! plassssss!!!! Y ya está......

    Gracias Guillem!

    ResponderEliminar
  3. Una interesante entrada, gracias por ello.

    No tengo muy claro que solo exista el Aqui y el Ahora, ni siquiera que la idea de existencia esté relacionada con el instante presente.

    Por mucho que solo exista el Aqui y el Ahora, lo cierto es que la mayoría de nosotros estamos en el pasado, en una idea estupida o ignorante que vive en nuestra memoria en forma de personaje y que por supuesto nos afecta de forma importante en nuestras relaciones y en nuestra forma de colaborar con un mundo de ideas cuyas consecuencias son: las guerras, las crisis, las injusticias, la esclavitud humana, etc.

    El Aquí y el Ahora está bien cuando es algo compartido, y habría que tener cuidado al utilizarlo porque podriamos caer en una especie de exhibición conceptual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar